Isaías 43:18

Yo hago cosas nuevas
Isaías 43, versículo 18. “No os acordáis de las cosas pasadas ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí, que yo hago cosas nuevas, pronto saldrá a luz, no la conoceréis. Otra vez abriré camino en el desierto y ríos en la soledad”.
Quiero hacerte una pregunta. ¿Has pasado por algunos desiertos en el año 2009?, momentos tal vez de sequía, momentos de tristeza puede ser, de pérdida. Servimos a un Dios que tiene el poder de hacer todas las cosas nuevas. De hacer brotar fuentes de agua en el desierto, nuevas plantas, animales, nueva vida donde había muerte. Y de eso quiero hablar hoy.
El Dios que hace todas las cosas nuevas. Oramos. Padre, en el nombre de Jesús venimos ante ti. Padre, gracias por que tu eres el Dios de la vida y por que Tu puedes transmitirnos la vida a nosotros, la recibimos de ti hoy. Porque Tu Jesús eres la resurrección y la vida y en ti siempre hay un nuevo día. Gracias te damos, en el nombre de Jesús.
Vamos juntos a Ezequiel Capítulo 47. Dios le bendiga el remanente santo. Están aquí porque decidieron que quieren buscar de Dios primero. Dar las primicias del año al Señor. Ezequiel 47. El profeta describe una visión que él tuvo de un río que fluía deltemplo de Dios.
47 comenzando en versículo 1 y lo que voy a hacer...... “Me hizo volver luego a la entrada de la casa y he aquí aguas que salían de debajo del umbral de la casa hacia el oriente porque la fachada de la casa estaba al oriente y las aguas descendían de debajo hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar. Me sacó por el camino de la puerta del norte y me hizo dar la vuelta, por el camino exterior, fuera de la puerta al camino de la que mira al oriente y vi que las aguas salían del lado derecho y salió el varón hacia el oriente llevando un cordel en su mano y midió mil codos y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos. Midió otros mil y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midió luego otros mil y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos (que me imagino que es la cintura, no se). Midió otros mil y ya era un río que yo no podía pasar porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado. Y me dijo: ¿has visto hijo de hombre? Después me llevó y me hizo volver por la ribera del río y volviendo yo vi que en la ribera del río había muchísimos árboles a uno y otro lado. Me dijo: “estas aguas salen a la región del oriente y descenderán al Arabá, y entrarán en el mar, y entradas en el mar recibirán sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por donde quiera que entraren estos ríos, vivirá y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad. Y vivirá todo lo que entrare en este río y junto a él estarán los pescadores y desde En-guedi hasta En-eglaim será su tendero de redes y por sus especies serán los peces tan numerosos como los peces del mar grande. Sus pantanos y sus lagunas no se sanearán y quedarán para salinas y junto al río en la ribera a uno y otro lado, crecerá toda clase de árboles frutales, sus hojas nunca caerán ni faltará su fruto. A su tiempo madurará porque sus aguas salen del santuario y su fruto será para comer, su hoja para medicina.”
¡Qué linda esta visión! Es del templo de Dios y un río que fluye en ese templo y el profeta pudo ver que donde quiera el río fluye, como dice la canción, habrá vida.
Dios hizo brotar árboles, plantas, peces, nueva vida en todo el fluir de ese río y eso es una profecía de lo que nosotros estamos viviendo hoy en día, nosotros, usted y yo, somos el templo del espíritu santo. Y Dios quiere que fluya de aquí un río espiritual. Y que ese río fluya en cada calle, en cada tienda, en cada esquina, en cada apartamento, en cada escuela, en cada hospital, y donde este río fluye habrá nueva vida. Porque el río fluye de nosotros y con nosotros y tenemos que fluir con ese río y nadar en ese río, y nosotros ir donde hay tinieblas para que haya luz y vida ahí.
Saben que yo aprendí o mejor dicho intenté aprender a esquiar en el agua y de esto hace ya un tiempo y aprendí eso de estar planeando encima de las olas y casi dar vueltas en el agua (por que claro, fueron mas las veces que me caí que las que esquié), ¿no? Y Dios quiere que juguemos en estas aguas. Dios quiere que pasemos bien en este año, con un buen fluir, porque el poder no viene de nosotros, viene de Dios. En algunos de los países donde vemos que hay playas lindas, hay ríos lindos. Visualiza estos ríos porque es mucho mejor lo que va a fluir aquí en tu ciudad y nosotros somos parte de eso.
Dios hace todas las cosas nuevas. Pero hay una pregunta. No llegó a tener vida todo? , el río no pudo fluir en todos lados porque había también lugares estancados. ¿Cuántos conocemos lugares estancados como pantanos o grandes charcos de agua que no fluyen para ningun lado?
Dios tiene una pregunta para nosotros este primer día del año 2010: ¿Tu quieres ser un manantial o un pantano, una laguna? ¿sabes qué? Si somos honestos, todos tenemos algún lugar estancado en nuestras vidas. Si somos honestos todos tenemos lugares en nuestra vida que no están fluyendo, que no están creciendo, y ahí hay muerte y cosas feas que apestan. Dios nos reta hoy a que nos metamos en el río que fluye, que cambia porque Dios hace todas las cosas nuevas.
Me gustó lo que escuche hoy. La misericordia de Dios es nueva cada día. ¿sabes qué? Yo no se qué tuviste que pasar en este año, pero se que la misericordia de Dios estaba contigo. Esa misericordia es nueva. Esta misericordia está aquí para ti hoy en lo que sea que estás viviendo y pasando. Dios te dice: “Yo te amo y estoy contigo y sea lo que sea, Yo voy a estar ahí, puedes contar con eso”.
Los israelitas vivían del pan del cielo cuando vagaban en el desierto. El pueblo de Israel cada mañana tenía que recoger nuevo pan, y comer nuevo pan. Dios tiene pan nuevo para nosotros cada día, amor nuevo, cada día. Pero nos toca a nosotros recibirlo, nos toca a nosotros entrar en las nuevas cosas que Dios tiene. Nuestro Dios hace todas las cosas nuevas.
Sabes que vamos a hacer un juego aquí que yo voy a invitar, un poquito de participación. Van a participar aquí. Yo quiero hacerte la pregunta sobre las personas en la Biblia que Dios les cambió el nombre. Una persona que Dios, ¿sabes qué?, es casi un hobby de Dios, El juega con eso, a El le gusta inventar un nuevo nombre a la persona. Ejemplos: Abraham, qué fue su nombre y cómo cambió? Abran, y Dios dice “¿sabes qué Abraham, aunque seas un viejo. No importa que no puedes tener hijos, no importa que eres un viejo, tu vas a ser padre de naciones Abraham, un nombre profético porque Dios vio su futuro, sus posibilidades.
Otros ejemplos, allá atrasito, Saulo a Pablo, muy bien..... Ok. Saulo a Pablo ¿como fue la cosa con Saulo, cómo era el antes? Era un hombre malo...... andaba matando cristianos. Mirá, vos le preguntas ¿cuál es tu trabajo? El te va a responder: “bueno, yo mato cristianos”. Fariseo, ¿no? y Dios le cambió el nombre a Pablo. Porque El dijo, Saulo está muerto, Saulo no vive más, ya tengo nuevas cosas para ti.
¿Cuántos aquí de los que estamos leyendo éramos Saulos antes de conocer a Cristo? Dios dice ‘Yo te cambio el nombre. Tu eres Pablo ahora. Tu eres Pablo con un llamado a predicar a las naciones, nuevas cosas.
Otros ejemplos: alguien diferente que no ha hablado. Sara, ¿qué fue antes? , y el significado de los nombres cómo es. ¿Quién sabe los significados......... creo que .... Princesa,..... Dios te pone un nombre. No eres esteril más, tu eres mi princesa. Dios cambia los nombres.
Otros ejemplos: Jacob, ahí atrás. ..... Israel. ¿Y qué significa Israel? ¿Qué significa Israel? El que lucha con Dios, porque Jacob era un sinvergüenza. Jacob era un sinvergüenza, un tramposo, que mentía, que hacía cosas terribles, maldades y después él tenía que luchar con Dios y en esa lucha Dios le daña la cadera para que él cojeara, y Dios le dice ‘tu eres Israel, que has luchado con Dios’.
¿Cuántos aquí éramos Jacob? ¿Cuántos aquí estamos luchando contra Dios? Y Dios dice: ‘Yo tengo nuevas cosas para ti, vas a ser Israel que lucha con Dios y has vencido en el mundo’. Haz que Dios use este carácter fuerte.
Otros ejemplos: y quiero que vos que estas leyendo pienses en la explicación. Pedro, ¿cómo fue el cambio? Hay alguién lguien nuevo que no ha escuchado esto antes. Lo cambian de Simón a Pedro y ¿qué significa Pedro? Piedra, roca. Y sobre esta roca edificaré mi iglesia. Yo voy a hacerte un gran líder. Dios podía ver la fuerza en él. Dios nos da nuevos nombres.
¿Cuál es tu nombre? ¿Sabes que Dios tiene otro nombre para ti? Para cada uno que cree en Jesús tiene otro nombre y está escrito sobre una piedrecita blanca. Para cada uno de nosotros ..... Dios ha escrito en una piedra blanca nuestro nuevo nombre y un día cuando lleguemos a los cielos vamos a conocer nuestro nuevo nombre. Y un día cuando lleguemos al cielo vamos a conocer ese nuevo nombre y es un nombre que solo lo conoce el corazón de Dios porque Dios está en los negocios de hacer cosas nuevas en tu vida. El te da un nuevo nacimiento también.
La Biblia dice que si hay alguno que está en Cristo, él es una nueva creación. Las cosas viejas han pasado y ahora todas son hechas nuevas. Somos nacidos de nuevo. Cuando recibimos a Jesús, El nos da un nuevo corazón. La Biblia dice que El quita ese corazón de piedra y pone un corazón nuevo de carne.
¿Cuántos de ustedes se han puesto llorones cuando conocen a Cristo? O han sido gente que nunca en su vida han llorado y conocen a Cristo y de repente comienzan a llorar, especialmente esos que son así, bien duros, bien fuertes. Y entonces el espíritu empieza a entrar en ese tono y empieza a suavizarse también y las lágrimas comienzan a fluir y todo el dolor empieza a salir como en esos ríos, porque Dios hace todas las cosas nuevas.
La Biblia dice que El nos da un nuevo vestuario cuando conocemos a Jesús. El profeta Zacarías, tenía una visión del sumo sacerdote, vestido de una ropa sucia, y Satanás lo estaba acusando, diciendo ‘este hombre está sucio, es un pecador’, y el ángel del Señor decía ‘el Señor te reprenda, Satanás. Dios que ha escogido a este hombre como un palo del fuego, Dios mismo te reprenda a ti. Después este ángel mandó a uno que trajera una nueva vestimenta completa para este sumo sacerdote.
Dios tiene una vestimenta nueva para ti, este año. Tiene un nuevo manto para ti este año. Un nuevo llamado espiritual con el cual El te va a cubrir, como uno de esos guerreros en la Edad Media que se le daba una nueva armadura totalmente brillante, como la novia de Jesús vestida en su traje de novia para recibir a Jesús. Nueva vestimenta.
Dios promete poner una nueva canción en tu boca. El salmista dice ‘pacientemente esperé al Señor y El se acercó a mi y me sacó del lodo cenagoso, ese pantano en el cual estaba estancado y me levantó, y me levantó y puso mis pies sobre la piedra y puso una nueva canción en mi boca, una canción de alabanza para mi Señor, y yo voy a cantar para El. El pone una nueva canción. Cántala hoy, que pueda fluir de tu boca para este año. Que Dios pueda tomar tu mano y sacarte de ese fango en el cual estás y ponerte en un lugar sólido y traer nuevas cosas de tu corazón. El te da un nuevo corazón de carne.
La Biblia dice que vendrá el día en el cual Dios hará una nueva tierra y un nuevo cielo, todo será nuevo.
Vamos a leer de Apocalipsis, Capítulo 21. Dice “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva porque el primer cielo y la primera tierra pasaron y el mar ya no existía, y yo vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén descender del cielo de Dios dispuesta como una esposa, ataviada para su marido, y oí una gran voz del cielo que decía ‘he aquí el tabernáculo de Dios con los hombres y El morará con ellos y ellos serán su pueblo. Y Dios mismo estará con ellos como su Dios, enjugará Dios toda lágrima de sus ojos. Ya no habrá muerte ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor porque las primeras cosas pasaron. Y El que está sentado en el trono dijo ‘he aquí, Yo hago nuevas todas las cosas’.
El mundo en el cual vivimos va a cambiar algún día. Los árboles van a ser de un verdor más brillante. Yo no se si los animales van a hablar, pero ¿quién sabe? El agua va a ser limpia y cristalina como una playa en el Caribe, pero aún mejor, y vamos a tener un nuevo cuerpo y vos vas a brillar con la gloria de Dios. Y cuando nos veamos ahí arriba, vamos a mirarnos ¿ese eres tu verdad? Y vamos a ver como hay algo familiar en los ojos, en la sonrisa de esa persona. Vamos, tal vez a reconocernos y decirnos, ‘yo creo que si eres tu’. Pero estás brillando con la gloria de Dios. Eso es lo que Dios va a hacer por nosotros, una nueva ropa de gloria y Dios está ahora en el proceso de comenzar esa transición en este mismo momento.
Vos sabes, yo amo cuando veo a los Hermanos llegar a la Iglesia totalmente frescos. Yo se que muchos de ellos hasta han sido maltratados en alguna manera hay una pesadez en ellos, y yo rápido pienso ‘yo no puedo esperar ver qué va a pasar con estas personas. Desde que ellos llegan y si ellos cantan esas canciones a Dios y si ellos permiten que la palabra entre y se mezcle con ellos, si ellos permiten que todo ese dolor salga en lágrimas y acepten al Señor, Dios va a prender una pequeña semilla en medio de ellos y van a comenzar a suavizarse esos aspectos en ellos y van a comenzar a tener sonrisas que van a brillar en ellos. Ahora, yo se que no todo va a ser perfecto en su vida, pero hay una nueva esperanza, hay nuevo poder porque Dios hace todas las cosas nuevas. A El le encanta. Eso es, así es como Dios se divierte. Yo puedo ver a Dios muriéndose de la risa, hablando con los ángeles y diciendo....... yo voy a hacer con esta persona que ni te lo puedes imaginar. Y El se divierte con eso.
La Biblia dice que los ángeles desean y anhelan ver estas cosas. La manera de que Dios transforma una vida es algo increíble. No pasa con los ángeles, pasa con los seres humanos. Nosotros somos parte de esto y Dios los toma y dice ‘’¡mira lo que hice! Y esta persona se convierte en un símbolo de su poder y de su gloria para transformar una vida. Y nos convertimos en parte de ese río que va fluyendo. La gente dice, hay algo distinto acerca de esta persona. Huelen distinto. Tienen la fragancia de Cristo. Hay algo raro, hay algo de Jesús en ellos.
Ahí es a donde vamos. La pregunta clave es, ¿estamos dispuestos nosotros a aceptar el cambio que Dios quiere hacer en medio de nuestras vidas? Dios siempre está cambiando y moviéndose, pero nosotros tenemos que movernos al mismo paso con El y permitir que ese cambio ocurra en nosotros. A muchos de nosotros no nos gusta el cambio, queremos que las cosas sean igual que antes, aún si fuésemos miserables, como sea queremos quedarnos en el mismo lugar.
Jesús dice que nosotros somos como odres viejos de vino. Saben en aquel tiempo solían usar odres de vino que eran de cuero, no de botellas y un odre nuevo tiene la flexibilidad y puede respirar también. Y es importante porque cuando el vino se fermenta tiende a expandirse en el odre. ¿Saben lo que pasa si pones un vino que se está fermentando en un odre que no tiene esa flexibilidad? Yo si lo aprendí.
Yo tengo una tremenda hermana vecina de mi casa que un día me dio un jugo de zanahoria en una botella de vidrio y yo lo puse al costado de mi escritorio, cerca de la pared (un lugar para que no se rompa) y se me olvidó que lo había dejado allí. Hasta que un día, abrí la puerta, había un color naranja en todas las paredes de mi oficina, vidrio en todo el lugar en mi oficina. Había una bomba de jugo ahí porque fermentó y yo acaba de aprender como realizar un experimento químico ahí: que el vidrio no respira y se explota.
Ese jugo vegetal fue como el vino. Se va a expandir, va a buscar respirar y más vale que nosotros también respiremos, porque sino vamos a tener jugo de zanahoria por todas las paredes. Nosotros necesitamos fluir con los cambios que Dios quiere hacer en nuestras vidas. Muchas veces nosotros preferimos nuestra miseria. Estamos tristes, deprimidos, somos miserables, y por alguna razón no queremos cambiar. Porque al menos es algo familiar para nosotros.
Como dice el refrán, prefiero el diablo que conozco, que es mejor que el diablo que no conozco. Hay una persona y vamos a ir al libro de Juan, Capítulo 5, hay un hombre con el cual yo me identifico aquí en esta historia. Voy a resumir los primeros versos: era un hombre que no podía caminar y había como un tipo de estanque, una piscina, había en esta historia donde supuestamente un ángel llegaba y movía el agua y la primera persona que se metiera se sanaba de cualquier dolencia, pero la cosa era que tenías que entrar al agua primero o sino no te sanabas. Este hombre llevaba unos 38 años allí en ese lugar, así que Jesús se le acerca y miren lo que Jesús le pregunta, versículo 6. “Cuando Jesús lo vio acostado y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le hizo esta pregunta: ¿quieres ser sano?, o sea ¿verdaderamente quieres cambiar? O sea llevas aquí tanto tiempo que tal vez haz escogido quedarte así por todo este tiempo. Y el hombre le respondió “Señor, no tengo quién me meta en el estanque cuando se agita el agua. Entretanto que yo voy, otro desciende antes que yo”. El tenía excusas: no tengo nadie quien me ayude. Necesito que alguien me coja y me tire allí en el agua. Y nosotros somos muchas veces así.
Dios dice, tengo una vida distinta para ti. Y nosotros tenemos un millón de excusas. Yo cuando iba camino a la Iglesia le pasé por al lado a un amigo en la calle, el estaba detrás un poste, ahí en la acera, haciendo sus propias cosas. Y yo le dijo, hola, que hacés, no vas a la Iglesia? yo voy a la iglesia ahora, ¿por qué no te vas conmigo? Y este amigo, así borracho como estaba, empieza a decirme, no, no puedo, tengo otra cosa que hacer. Yo lo dejé y el empezo a caminar devuelta a su casa. Y le dije, che, dale, veni conmigo y él me dijo: si, si, pero luego voy. Ahora tengo cosas que hacer. Siempre tenemos excusas.
Y Jesús nos pregunta ¿verdaderamente quieres estar mejor? ¿Quieres verdaderamente cambiar? Y lo que Jesús te dice aquí en esta historia es “hey, recoje tus cosas, levántate y camina”. Tu has esto. Y él te sana, pero después los fariseos de repente llegan y como era el día de reposo, sábado, ellos llegan y le preguntan: hey, ¿qué tu haces cargando tu cosas ahora? El hombre ni sabía que era Jesús, y estaba tratando de buscarlo y cuando lo encuentra, Jesús le dice: ‘mira, tu has sido sanado así que deja de estar por ahí pecando antes de que algo peor te ocurra. Tu has sido sanado en el exterior, ahora se sanado en tu interior’. Y el hombres simplemente dijo si, y vuelve a los fariseos y les dice quién era y trata de hacer que Jesus fuera arrestado. El tomo una decisión y fue la de mantenerse invalido en su interior.
Nosotros tenemos que decidir; si, Jesús, estoy listo para que tu me cambies. Estoy listo para las cosas nuevas que tienes para mi. Y si estamos dispuestos a hacer eso, hay una promesa que quiero que leamos en el Libro de Juan, Capítulo 7, Juan 7:37, dice “.... en el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y alzó la voz diciendo “si alguno tiene sed, venga a mi y beba. El que cree en mi, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.” El río correrá de nuestra vida interior. Esos ríos van a correr de nuestra vida. Esto es una promesa increíble.
El río que sale del templo va a fluir de ti, si tu verdaderamente te decides por Jesús y beber de El. Si haces eso, dondequiera que vayas la vida te va a rodear. Vas a llegar a lugares oscuros y va a haber luz. Vas a conocer gente dolida y sanidad va a fluir de ti, porque el río no solamente está fluyendo, sino que está fluyendo dentro de ti.
Solamente te pones en contacto con esto, donde hay muerte y oscuridad y tu tienes que ver cómo Dios va a traer nueva vida en ese lugar. Esto es una promesa increíble.
Y yo quisiera terminar con un testimonio que es bien personal. Mi mamá pasó a morar con el Señor en Junio del año pasado, o sea 2009, a los 79 años, nacida en Cordoba, una mujer increíble y su nombre era Dora, Nombre Femenino de origen Griego. Del griego don de Dios y bienaventurada. Variante de Dorotea.
Un día mientras todavía Emanuel (mi hijo) vivia con nosotros, yo estaba escribiendo el nombre Dora y buscando distintos significados. Yo lo estaba buscando en hebreo porque se me ocurrió que esto tiene un significado en hebreo. Y el resultado fue este; Dora en Hebreo viene de Dana y el significado del Nombre Dana Proviene del idioma Hebreo que significa LA QUE SABE JUZGAR. Los que tuvieron oportunidad de conocerla, ya saben a que me refiero como conclusión, y a los que no se los explico. Ella fue una mujer que nunca supo que tenia otro significado su nombre o lo que es peor aún, nunca supo que el Señor ya le tenía un nombre asignado y que al conocerlo, su vida daría un giro de 180 grados. Cuando conocemos a Dios y nos entregamos a el, Dios nos lleva a una nueva vida con nuevo fruto.
Y yo pensé también ahora en su vida y en todas las cosas difíciles por las cuales ella tuvo que pasar en su vida. Y hubo un tiempo final en que el Señor con su gran misericordia le dio la oportunidad de reconciliarse con el, y saben que? Hoy estoy seguro que cuando partió yo me despedí de Dora y la que se fue, fue Dana. Fue un valle bien seco donde ella estuvo. Pero ¿saben lo que pasó mientras estaba allí? En esos momentos difíciles, (no terminales), donde uno tiene la posibilidad de poner excusas. Fue como en el relato que les conté. Pero con la diferencia que cuando le dije que fuesemos juntos a la Iglesia, ella accedió y me acompañó, Conoció al Señor Jesús en una manera bien personal. Luego yo la pude bautizar y recibió de manos de mi Pastor su primera y unica Santa Cena. Y el Señor trató con su vida y a mi entender hizo cosas que no me hubiera imaginado que haga. Pidió Perdón y hoy me doy cuenta que aprendió a juzgar y el Señor la ha hecho llevar muchos frutos.
¿Cuál es tu valle seco? ¿Cuál es esa parte de tu vida que tu puedes ver que está bien muerta y no crees que va a salir vida de ahí? Nosotros servimos a un Dios que te ve a los ojos y dice; mi hijo, mi hija, yo hago todas las cosas nuevas. Déjame fluir en ti y ríos de agua viva van a fluir de ti. Y va a haber frutos porque Dios hace que todas las cosas den fruto.
Así que vamos a venir delante de la presencia de Dios, vamos a inclinar nuestra cabeza. Nosotros necesitamos decirle que si al Señor. Si, Dios, yo quiero ser mejor. Yo quiero crecer y cambiar. Yo estoy dispuesto a ser un odre flexible para que yo pueda recibir tu nuevo vino porque yo se que tu lo vas a derramar este año. Estamos en un tiempo bien especial. Prepárense para una visitación especial de Dios, pero tenemos que dejar que ese espíritu fluya en nosotros. Tenemos que estar dispuestos a cambiar desde adentro. Así que vamos a orar.
Padre, venimos delante de ti hoy y te damos las gracias. Se que eres el Dios viviente. Eres el Dios que hace todas las cosas nuevas. Gracias, porque nos das una nueva esperanza. Y queremos decirte que si a ti. Yo quiero invitar a alguno de mis lectores que no haya recibido a Jesús en su corazón, si quiere decirle que sí a Jesús en una manera especial, quiero invitarte para que ores conmigo. Si tu quieres decirle que si al Señor en una manera específica, o hace un tiempo que tu relación con Jesús no es lo personal que debería y quieres que el Señor te dé revele tu verdadero nombre, o solo quieres renovar tu pacto con el. Piensa si hay algo con lo que has estado viviendo por muchos años y quieres dejar que Dios haga la obra en ti. Si quieres recibir a Jesús, o si quieres decirle que si a El en una manera específica en tu vida, yo te invito a que ores conmigo.
Padre te decimos que si. Te doy las gracias por tu agua viva. Gracias por las promesas que has hecho, Señor, que puedes transformarnos, que puedes poner una nueva canción en nuestra vida, que los pecados y los problemas de años y años, no tienen que continuar. Podemos cambiar. Las cosas que parecían ser muertas pueden tomar vida ahora. Espíritu santo de Dios te recibimos, te decimos que si Señor. Derrama tu nuevo vino hoy,. Tu guardas lo mejor para el final, como lo hiciste con mi madre. Queremos tu nuevo vino, Señor. Queremos ese gozo que viene de ti, esa esperanza que viene de Ti. Te damos las gracias porque tu puerta está abierta para nosotros no importa lo que vaya a pasar, no importa lo que hayamos hecho. Tu sangre nos limpia, nos limpia por completo. Te damos gracias, Jesús.
Dios te bendiga Hermano por haberme acompañado hasta aca, con tu lectura. Espero verte la semana que viene. Juntos en la causa del Señor.

 
© 2009 | Sermones | Por Templates para Você