Que es "ser amigo?"

Hola Hermanos. La verdad es que no se que me esta pasando últimamente. Siento cosas que no puedo definirlas de otra manera que no sea un propósito de mi amado Dios. Fíjense que esto es una cosa rara, pero explicable. Aquellos que predican la palabra saben de que les hablo. Y aquellos que llevan la palabra a las personas necesitadas mas aún. Cuantas veces escucharon a hermanos decir: Si subo al púlpito, no se que decir Pastor. Por favor prepáreme algo. Deme una ayuda. Y también varias veces escucharon al Pastor decir: no te preocupes, el Señor pondrá las palabras correctas en tu boca. Y eso es cierto. Si sentís que estas preparado, hacelo. Toma esto en cuenta: cuando le hablas a alguien de Dios (por que me imagino que lo harás alguna vez a esto) no te das cuenta pero le estas predicando. Y no es tener buenas intenciones el hablar de Dios. Las buenas intenciones sin Dios, se desvanecen, no perduran. Y hace unos días que me tiene dando vueltas esto de la amistad. De tener un amigo, que seguramente lo tenes. Pensaste alguna vez si te importa o no tener un amigo? Hoy quiero hablarte acerca de la importancia de un amigo. Y tengo ganas de hacerte una pregunta y es con ayuda, por que la voy a hacer y van a tener tiempo de pensar la respuesta. Si yo te preguntara, qué significa para vos un amigo, o una amiga, sea lo que sea? Qué es un amigo para vos? Qué me responderías? Probablemente si la pregunta la hago en el ámbito de la Iglesia, alguien me respondería: UN HERMANO. Le pregunté a la persona mas cercana a mi vida y me respondió esto: Es el hermano que uno elije en la vida. Ohhhhhhhhh que cierto. Pero voy a salir del ámbito de la Iglesia. Qué es un amigo para vos? Alguien me diría esto: Alguien en quien se puede confiar. Otro estaría de acuerdo, otro diría pienso igual. Un amigo, qué es un amigo? Un amigo esuna persona que se abre, que comparte. Qué es un amigo? Alguien a quien amamos y que nos ama. Y con esto voy a ir terminando el concepto. Qué es un amigo? Y alguien me respondió: Un amigo es alguien que nosotros amamos y que nos ama y que nos entiende en nuestra variedad de situaciones. Qué lindo se oye eso, yo no lo podría haber dicho mejor. Jesús le dijo a sus discípulos, a su grupo más íntimo, que amigo era aquel que estaba dispuesto a dar la vida por sus amigos. Recuerdo un himno que compuso el puertorriqueño Raúl Burgos y que tuve la oportunidad de grabar hace ya varios años. Aclaremos que yo lo escuchaba y aún lo hago. Les aclaro que Raul Burgos era un ungido cantautor que por mas de 35 años Dios lo ha usado para tocar millones de vidas a través de las alabanzas que Dios le ha dado y que partió con el Señor el lunes 16 de julio de 2012 a las 4 de la tarde por un derrame. El himno decía que “amigo es aquel que te extiende la mano, se ocupa de ti, no te deja de lado. Y que la vida daría de ser necesario y que siempre pregunta por ti”. Luego establece la verdad bíblica, Jesús siempre está con nosotros, no nos abandona y “él cuida y vela por ti”. Jesús es el amigo perfecto, pero, nosotros sus seguidores, también tenemos que mostrarnos amigos con los seres humanos siguiendo su ejemplo. Dios mismo se hace amigo nuestro. Por su amor tan grande nos dio a su único Hijo para que todo aquel que en él crea tenga vida eterna. Es un amor que tuvo un gran costo, pero que no requiere de inversión económica por nuestra parte. Solamente requiere que le creamos y que lo compartamos con las demás personas, todos los días, sin ningún motivo particular. ¿Cuál es nuestra inversión? Interés, tiempo, pasión. Eso. Que nuestro interés en la misión sea mostrar amor todo el tiempo y tener esa pasión de Jesús por las almas. Pero volviendo a nuestro tema. Yo he sido el único que he escuchado esa canción o no? Hagamos una cosa, vayan conmigo a Juan, Capítulo 15, porque este tema no me lo estoy sacando de la manga, que conste. Juan Capítulo 15, verso 14. En algunos países, por no generalizar, Uds. saben qué significa un amigo? Estoy seguro que todos dirán que es una responsabilidad, y eso está bueno porque es algo bien cierto. Eso me gustó. Una responsabilidad, buena o mala? Buena. Juan, Capítulo 15, verso 14, quiero ver si este versículo te hinca a vos igual como me hincó a mí. “… Jesús dice, Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.…” Sabés algo acerca de una amistad con condiciones?. Porque nosotros solemos decir: pero sí yo te doy mi amistad incondicionalmente. Pero hay amistades que tienen condiciones. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando, y el verso 15 dice: “…Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su Señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer… ” Este es el texto que yo voy a usar como base, para lo que yo entiendo, que van a ser varios mensajes. Ahí hay dos amigos que están hablando. Esto lo voy a tener que dividir en partes. Pero mirá, basado en las respuestas que seguramente diste y otras cosas que tengo aquí en mi cabeza, y si yo uso, por ejemplo, Proverbios 17, miren cómo dice Proverbios 17:17, dice: “…En todo tiempo ama el amigo y es como un hermano en tiempo de angustia…” Mirá, hoy en día hay muchas personas que buscan, que viven y anhelan, y desean tener amistades genuinas. Yo soy uno de ellos. Yo no creo que haya nada malo con poder decir eso. Y la razón por la cual están buscando eso, es porque de una forma u otra, hay un sentido de soledad en su interior. Y puede ser, vos y yo hemos visto en algún momento, personas que tienden a aislarse, que vos los ves que están solos o solas por su cuenta y como si estuvieran deseando que nadie las mire. Como también puede ser una persona que tiene a muchos otros a su alrededor y vos lo ves que es una persona bien social y qué sé yo, pero a pesar de eso, tiene también incorporado ese sentido de soledad. No se siente genuinamente conectado con otras personas. Y la gente está buscando ese sentido de amistad. Hay muchos que lo desean con ansias, con ganas. Hay otros que han sido traicionados por lo que pensaban que era una amistad genuina. En otras palabras, esto es algo que abarca una multitud de cosas y yo espero en estos próximos renglones, tener la oportunidad de poder entrar de lleno en este tema y tocar alguno de esos puntos. Pero mirá, ese sentido de amistad, yo puedo decir, que está pegado en la misma naturaleza de Dios. O mejor dicho, en la imagen de Dios en nosotros. Si nosotros somos creados a la imagen de Dios, y nosotros sabemos que Dios es un Dios trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres seres habitando en uno, que hay una relación, una dinámica entre estos tres individuos que constantemente se hablan y se nutren y se informan el uno al otro, y toman acción el uno al otro. Esa misma imagen que está en Dios, esa misma imagen está en nosotros. Por ende, en nosotros hay una necesidad de poder estar en conexión con otras personas. Muchos de nosotros encontramos esa conexión íntima en un cónyuge, un esposo, una esposa, en nuestros padres, o madres, o un hermano, o una hermana, un abuelo, una abuela, un tío, una tía, o en un pastor, o la encontramos en un amigo, en una amiga que tenemos a nuestro alrededor. hay algunos que lo encuentran en el perro o en el gato. Que cosa! Pero el asunto es que esa necesidad de conexión, de estar en relación, de interdependencia es algo innato en nosotros porque es parte de la naturaleza de Dios en nosotros. Así que el querer tener un amigo, una amiga, es algo que se nos va a salir de los poros de una forma u otra. Pero bueno, si yo fuera a decirte, cómo podemos definir la amistad? Y esto es cierto, me podes creer que yo fui al diccionario de la Real Academia Española y no encontré una definición que me hiciera, hmm, que bueno se oye eso! No la encontré. La tuve que hacer yo. Y por supuesto te voy a compartir la definición de acuerdo al diccionario de la Real Academia mía. Prestá atención. Esto es lo que yo pienso que es una amistad, a ver si te convence, a ver si te puedo vender mi diccionario. Esto es lo que yo digo: “La amistad, o un amigo, es una persona que profesa y vive una afinidad íntima con otro o con otra, de acuerdo a valores similares compartidos, sin exceder los límites de lo que pueda ser justo u honesto en esa relación.” A ver, recapitulemos por favor. Dejame volver para atrás un momento. Lo digo otra vez. La amistad, o un amigo, es una persona que profesa y vive una afinidad íntima con otro o con otra, de acuerdo a valores similares compartidos, sin exceder los límites de lo que pueda ser justo u honesto en esa relación. Primero, yo digo que es algo que se profesa y se vive. En otras palabras, no solamente te estoy diciendo que soy tu amigo, sino que también, en mi vida, yo te muestro y te demuestro que soy tu amigo. Me seguís por dónde voy? A ver, yo digo que soy amigo de una persona y mis acciones valorizan o le dan valor a lo que yo digo que soy. Así como actúo, así vivo. Cuando hablo acerca de una afinidad, estoy hablando de una afinidad basada en valores o intereses compartidos que puedan tener esas personas. Y aquí esto puede ser un poquito controversial, porque puede ser que a una persona le gusta el futbol y al otro le guste el ciclismo, pero lo que pueden tener en común, es que les gustan los deportes, ¿cierto? A simple vista tal vez no hay algo genuino que comparten, pero en esencia sí lo hay. Por último, son personas que conocen sus límites y los respetan. En otras palabras, no están metiéndose todo el tiempo en sus cosas personales, sino que le dan a la otra persona su espacio también. Creo que ahora si di en la tecla, qué tal esa definición, te convence sí o no?. Cómo surgen las amistades? Cómo surge una amistad? Aquí yo puedo decir que también esto depende de cómo pueda surgir una amistad. Porque puede ser que una amistad cueste mucho tiempo para formarse, o como puede ser que una amistad también empiece ahí en el primer encuentro. Mirá un ejemplo bíblico. Anda a Primera de Samuel, Capítulo 18, y mirá lo que pasó aquí, en el primer verso. Si te relato la historia que está antes, la historia que está antes es innegablemente, cuando David derrotó a Goliat, le cortó la cabeza y obviamente a él lo reportan y lo traen delante del rey Saúl. Yo quiero que vos te imagines esto, en el palacio, David llega del campo ahí, todo sucio, y tal vez con sangre salpicada en su cuerpo, y llega con la cabeza de Goliat, ahí en la mano. Y entonces está el rey Saúl sentado en su trono de frente, sus asesores o consejeros están al lado de él, y por ahí, por una esquinita está su hijo Jonatán, viendo todo lo que está pasando. Entonces en Primera de Samuel, Capítulo 18, verso 1 al 4 dice: “… Aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl… (él, siendo David ) … el alma de Jonatán quedó ligada con la de David y lo amó a Jonatán como a sí mismo. Y Saúl le tomó aquel día y no le dejó volver a la casa de su padre e hicieron pacto Jonatán y David porque él le amaba como a sí mismo y Jonatán se quitó el manto que llevaba y se lo dio a David y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte…” Presta atención. Esto fue una amistad que salió del primer encuentro. Es como que Jonatán se dio por completo, se identificó con David. Hubo algo que cuando se miraron cara a cara, fue como una conexión directa el uno con el otro. Esta fue una amistad que surgió rápido. Pero también te quiero demostrar una amistad que se tomó mucho tiempo en surgir? A qué no sabes cuál es? La de Jesús con sus discípulos. Y acá te tomo la prueba: sabes por que? Te acordás del verso que acabamos de leer, Juan, Capítulo 15? Sabes que a los discípulos les costó 3 años de espera para escuchar que saliera de la boca de Jesús, o mejor dicho, que él mismo pudiese decirle a ellos, ustedes son mis amigos. Porque estas palabras que Jesús les estaba diciendo a sus discípulos, se las estaba diciendo momentos antes de él ser arrestado. Así que si vos contas el tiempo en que Jesús comenzó su ministerio antes de haber escogido a sus discípulos, hasta que los escogió y siguió desarrollando con ellos una conexión de maestro, aprendices, y llegó a ese punto, horas antes de ser arrestado y ahí fue donde les dijo, ustedes son mis amigos. Esa relación de amistad se tardó 3 años en desarrollarse. Muchas historias, muchas jornadas, mucho tire y afloje, mucho cuestionamiento, mucho aprendizaje, incluso a uno de ellos le dijeron “apártate de mí, Satanás. No te conozco.” Se tardan mucho tiempo algunas relaciones en crecer. Así que todo depende. Pero la clave que yo puedo decir para toda amistad, es tiempo. Mirá cómo yo lo digo, pero no es mi definición, esto lo dijo otra persona: el tiempo intencional que uno le dedique a conocer y darse a conocer. Hay dos partes aquí. el tiempo que uno dedique intencionalmente en poder conocer a alguien y el tiempo que uno demore en darse a conocer también. Creo que me vas entendiendo. Yo no sé si vos viste un email que se titula “La amistad es un arte”, a mí una vez me enviaron un email que decía así. No lo han leído a ese email? Es un email que básicamente lo que dice es que la amistad es un arte, porque un amigo lo que quiere hacer es saludarte, hablarte, escucharte, abrazarte, molestarte, aconsejarte y puedo seguir diciendo otras cosas que tienen que ver con arte, pero no las voy a decir, me voy a enfocar en esas nada más. Por lo tanto la amistad es un arte y el arte es algo difícil, es algo que lleva su tiempo. Una cosa es ser pintor y poner colores en un lienzo y otra cosa es ir detalladamente dándole forma a ese arte. Pero a la misma vez: que es un arte, yo puedo decir que la amistad tiene distintas variantes. Están las personas que son los conocidos, están las personas que son los amigos, y está el o la amigo o amiga. Tu compadre, tu amigo, como quien dice. Tu uña o tu carne como le quieras decir. Ahora, pero asimismo yo digo que uno no puede ser un trozo de Plata para todo el mundo. Es más, yo me atrevo a decir que hasta el mismo Jesús tenía su círculo de amistades, Aún dentro de sus propios discípulos. Sabés por qué? Cuántos discípulos eran? 12, ¿verdad? Uno de ellos hay que descontarlo, vamos a pensar que eran 11. Ahora imaginate eso, uno de esos amigos ya estaba designado a que lo fuera a traicionar. Jesús compartía con cada uno de ellos, pero dentro de esos 12 habían 3 en particular con los cuales Jesús se apartaba a orar con ellos. Quiénes eran esos 3? Juan, Pedro y Jacobo. Estaban esos tres. Pero de esos 3, había solamente uno que Jesús le permitía que se recostara sobre su pecho. Hmmmm, casi estoy seguro que lo sabés, pero igualmente te lo voy a decir. No, no fue Pedro ni Jacobo. Fue Juan. Así que si miras con detenimiento este ejemplo de Jesús, es decir que Jesús como quien dice, tenía su grupo pequeño, tenía sus niveles con quién entraba en intimidad de alguna forma u otra, y es bien interesante si vos mirás (entiendase LEER) los cuatro Evangelios, vos vas a ver que esa dinámica se repite en distintas formas. O sea, hay otro proverbio que dice que un hombre puede tener muchos amigos, pero amigo que sea como hermano, solamente hay uno. Y hay veces que, en ese deseo de poder tener amistades, uno se quiere vender como si fuera el mejor amigo de todo el mundo, pero a la misma vez no está logrando alcanzar nada ni a nadie. Porque queremos abarcar mucho y apretamos poco. Así que, de nuevo, vos puede que quieras ser un amigo, pero no a todo el mundo vos le vas a caer como un trozo de Plata. Para algunos seguramente vos vas a ser un trozo de Hierro, para otros tal vez un trozo de Aluminio, para otros tal vez un trozo de Cobre o un trozo de Oro. Así que, no voy a decirte que para nadie vos puedas ser un centavo, por favor, no te voy a bajar a ese nivel. Ahora, voy a ir resumiendo. De nuevo, voy a tener que darle un ‘continuará’ a esto. Obviamente las amistades no son fáciles para desarrollar. Qué es lo que dice Proverbios 27, verso 17? Esto es algo que hemos oído mucho. Dice: “…El hierro afila el hierro y así mismo el hombre afila a su amigo…” Suena bien bonito esto, en inglés suena mejor: “Iron sharpens iron”, pero en castellano quiere decir: Una forma de afilar un cuchillo es frotarlo contra otro cuchillo. De igual manera Dios pone en nuestro camino amigos que nos ayudan a tener "mejor filo". Suena nítido así. Pero ¿Sabes qué? Ese proceso de que un hierro afile otro, no es nada fácil. El proceso de que el hierro afile otro pedazo de hierro es un proceso que es bien duro. Y es más, hasta algunas personas puede ser, que les de esa sensación desagradable en los dientes y encías, por así decirlo. Es más, yo me atrevo a decir que vos te acordás de ese sonido, cuando alguien arrastra las uñas en una ventana de metal o por un vidrio? Yo solía hacer eso de maldad cuando estaba en la escuela. Ojo, que me estoy dando a conocer. Pero mirá esto, yo recuerdo que en mi casa, mi papá tenía una piedra de afilar cuchilllos. Nosotros teníamos un árbol al frente de la casa que lo podábamos con un machete. En ese entonces no había de motosierras de las que se usan ahora para podar árboles. Y claro había que afilarlo al machete. Y cuando yo aprendí a usar esa piedra para hacerlo, obviamente la piedra gira en un solo sentido. Y la haciamos girar con un pedal que accionabamos con nuestro pie, y uno tenía que agarrar el machete en la dirección contraria, para que se pueda sacar filo. Yo recuerdo que como mis manos no eran tan fuertes, cada vez que yo pegaba el machete a la piedra, se me iba con la piedra, porque no lo podía aguantar. Y yo, al ver esa imagen, me digo: Que interesante, porque cuando un metal está afilando otro, son dos súper duros y que se mueven en direcciones opuestas, sin embargo, el mero hecho de que van en direcciones opuestas, ahí es donde se le saca el mayor provecho. O sea, ahí es donde se afilan. Y ahí es donde yo veo, mi hermano, donde está la belleza de poder tener un amigo. Y aquí es donde yo voy a resumir, al menos esta parte para terminar. Porque un amigo no necesariamente es la persona que te va a estar haciendo reír en todo momento. Un amigo es la persona que también se va a atrever a confrontarte y decirte lo que estás haciendo mal. Sí, un amigo es la persona que te va a tirar el brazo y va a llorar con vos, y te va a aconsejar, pero un amigo real es el que si te ve que estás, (como con quien dice: con las manos en la masa), te lo va decir, amigo, hay que revisar algo aquí. Es la persona que se atreve verdaderamente a definirte tal cual vos realmente sos. Eso es un amigo de verdad. Porque es el amigo el que sí se va a sentar contigo a tomar un café, te va a escuchar, va a buscar entenderte. Si no entiende algo de lo que vos le digas, va a hacer un esfuerzo adicional y te dirá seguramente: decime más de esto, porque quiero de verdad entender qué es lo que vos estás procesando, qué es lo que vos estás viviendo, qué es lo que vos estás sintiendo. Está ese sentido de empatía (significa La empatía es la capacidad psicológica o cognitiva de sentir o percibir lo que otra persona sentiría si estuviera en la misma situación vivida por esa persona), que me permite sacarme mis zapatos para meterme en los tuyos aunque sean incómodos, pero quiero entender en donde vos estás parado. Y eso, obviamente, mis hermanos, yo tengo que entender que no todo el mundo lo puede hacer. Hermano, vos no estás diseñado para abrirte como un libro a todo el mundo. No. Eso solo ocurrirá con aquellas personas con las que vos hayas encontrado una afinidad. Esa afinidad hará que vos puedas hacer como Jonatán, que se quitó su manto y se lo dió a esa persona, que se quitó su espada y se la dió a esa persona. Es como quien dice, te estás desarmando por completo, y volcando en esa persona lo que vos sos, todo lo que vos tenés. Ahí es donde se mide un verdadero amigo. Donde no tan solo apuntamos a las cosas bonitas, sino que también vemos esas asperezas y buscamos cómo afilarnos. Es el amigo que te va a decir, mirá, esto hay que arreglarlo. Y a la que nosotros somos capaces de decirle que si en algún día el ve algo en mi que yo tengo que arreglar, por favor, que no se lo calles, que me lo diga. Pero, me siguen por dónde voy, mis hermanos? Miren, hay un punto al cual yo quiero llegar con todo esto. Obviamente no lo voy a hacer hoy. Pero yo quiero que vayas pensando en estas palabras que yo estoy compartiendo con vos. Hermano/a, necesitas un buen amigo, una buena amiga, y yo sé que en Jesús tenemos el mejor de todos los amigos, pero también nos hace falta tener ese amigo o amiga con quien nos podemos medir, con la que podemos hablar de igual a igual. Ese amigo hace falta. Es el amigo al que si le decís a las de siete de la tarde necesito ir a tomar una gaseosa, quieres ir conmigo? Te responde: Claro, vamos. O si tienes que tomarte un café a las 8 de la mañana porque necesitas resolver algo antes de ir a tu trabajo y necesitas resolver eso con alguien, seguramente estas pensando en ese amigo, y vos sabes que él puede sacar de su tiempo para sentarse con vos y lo hace. O que si estás en un momento de necesidad o de tribulación y necesitas estar seguro de alguien que verdaderamente va a orar por vos, no que necesariamente vos tenes que decirle, mira amigo, ora por mí. Y te dice, sí, sí, sí, tranquilo, que yo te voy a mantener en oración, o mejor aun, imaginate lo que va a hacer esa persona cuando vos la llames? Seguramente, ahí mismo en el teléfono te va a decir, vamos a orar ahora mismo. Nos hacen falta tener esos amigos. Estamos viviendo en un mundo donde ese sentido de amistad se busca por todos lados, sin embargo, se desnaturaliza en el sentido de la famosa frase que dice: que nadie confía en nadie. Y obviamente todo eso viene por una mochila de otras cosas que las diré después. Pero ahora piensen esto: hay alguien que está buscando en vos un amigo o una amiga. O vos en estos momentos estás buscando en alguien un amigo o una amiga. El propósito de Dios no es que nadie esté solo,(y de eso te puedo dar pruebas yo), y eso que se habla en Génesis, no tan solamente se aplica a un contexto de pareja de hombre y mujer. También se aplica a nuestro diario vivir. Eso de que nadie esté solo, sino que nosotros podamos saber que tenemos una persona con quien podemos contar, que si necesito hablar con alguien, sí, lo podemos hacer. Y esa persona son Los Pastores. Puede ser que nosotros los Pastores seamos un trozo de Cobre para algunos, pero puede ser que alguien, mejor que nosotros, un trozo de Plata o un trozo de Oro para su vida. Pero todos juntos formamos un compuesto que nos permiten ser parte de una familia. Mirá, no se te sientas mal. Si vos querés tener una amistad bien íntima con una persona, pero esa persona no te responde. Ya esta. Fué. Busca otra persona. No hay nada malo en eso. Lo peor que puede pasar es que vos te sientas mal o frustrado por que fulano no te quiere. Si fulano o fulana no te quiere, buscá a mengano, que lo más seguro es que el sí te quiera, buscalo a Carlitos que lo más seguro es que el sí te quiera. Eso es lo mejor que hizo Dios, creó a toda una humanidad. Pero, miren, lo voy a dejar aquí. Solamente los quiero poner a pensar, a reflexionar en esa idea. Jesús nos llama a nosotros amigos, esa es la otra parte que voy a leer, y qué viene de Dios. Cómo él es nuestro amigo y cómo nosotros somos amigos de él? Así que continuará. Hermano mío, revisa tu lista de prioridades. Mirá con verdad si no te ha quedado un amigo, una persona por ahí olvidada. Tal vez hay alguien sufriendo por tu indiferencia. Yo se que el Señor te está mostrando en este momento a esa persona que dejaste atrás. Piensa que tal vez alguien hizo lo mismo con vos alguna vez y de seguro te dolió. Este es el momento en que el Señor te esta diciendo en el silencio, le esta diciendo a tu corazón, andá, llamalo, andá a verlo, andá y decile que estas arrepentido de haberte olvidado. Que te perdone. Si piensas como yo, te pido que juntos hagamos esta oración al Padre. Padre, te doy las gracias por este tiempo que hemos podido compartir con mis hermanos y hermanas. Señor, enséñame a amar a todos mis amigos, a la gente que me rodea y que está cerca de mí, a aquellos que me aman de corazón, y le dan un valor a mi vida, inclino mi corazón para bendecirlos, devolverles ese amor especial con el cual me han amado, nunca olvidar el valioso tiempo y esa mano de ayuda que me brindan cuando más lo necesito, dame de tu gracia para que nunca se alejen de mí. Enséñame a honrar a todos los que me bendicen y me prestan sus hombros para llorar, a todo aquel que me acompaña en el dolor, con el que siempre puedo contar, llena mis manos de abundancia así como la reina de Saba la cual bendijo poderosamente al Rey Salomón, dame ese glorioso privilegio de honrar en grande a quienes me honran y bendicen, te ruego que me concedas este deseo. Señor mío, decreto en este día los tres tiempos de Dios en nuestras vidas: El cronos, llamado tiempo de madurez, de transición, de nuevos comienzos, y sobre todo un gran milagro de su gracia para llegar a concebir en mi matriz espiritual la concepción, y puerta de conexión para llegar al Kairos. Kairos: es el tiempo del embarazo, en donde veré su “de repente”, lo inusual, las semillas de los sueños proféticos, la vida de soportar los desiertos, los vientos contrarios, la sequías los tiempos malos y llegar al convencimiento que no abortaré el mejor tiempo de mi vida, hoy ha llegado el día del nacimiento, pasó la tormenta, y se anuncia que nacerá el tercer tiempo. El Plero: tiempo del nacimiento, el éxito, la vida, los milagros, lo glorioso y lo sobrenatural, porque sobre mi nacerá su gloria. Señor, que se cumpla en mis Hermanos tu propósito. Amen y Amen

Leer Más...

El por que tenemos que trabajar y como hacerlo

Nunca te ha tocado lidiar con gente que es perezosa? Capaz que alguna vez le pediste algo a alguien y te dijo que si y no lo hizo, o lo que es peor aun, te dijo directamente que no lo haría. Yo conozco gente que rechaza un beneficio económico por el solo hecho de no ir a hacer cola para cobrarlo. Hoy en día muchas cosas son las que encontramos en el mundo. Para muchos el trabajar es solo pasar un tiempo fuera de la casa, y encima te pagan por eso. He visto muchos empleados decir, “a mi me pagan por trabajar, no para ser educado” y cosas parecidas. En este día que festejan cosas del mundo, yo quiero hablar de la forma en que Dios quiere que nosotros consigamos el dinero. El sueño de muchos es volverse repentinamente ricos, ganando la lotería o recibiendo una herencia inesperada. Sin embargo, la Biblia declara claramente: "La herencia de fácil comienzo no tendrá un final feliz." (Proverbios 20:21) Te pusiste a pensar cuál es el camino de la verdadera prosperidad? Esta es una palabra que tiene un solo significado y le dan 50.000 usos. Fíjense que se puede interpretar como Bienestar (con que relacionamos bienestar?), o también se puede decir Bonanza y no me refiero a la serie de televisión. El camino a la verdadera prosperidad económica, la prosperidad que Dios desea para nosotros, no empieza con oro caído del cielo; más bien, ese camino se encuentra en los campos del trabajo. Dios quiere cambiar nuestra perspectiva acerca del trabajo. Pero, ¿será que el trabajo esalgo bueno? Sí, claro que sí. Dios creó el trabajo como una parte íntegra de la vida humana. No debemos de verlo como algo que tenemos que hacer sólo para sobrevivir, sino más bien como algo bueno, de origen divino. Aunque el trabajo, como todo aspecto de la vida humana, ha sido afectado por el pecado, Dios quiere que su pueblo rescate el valor del trabajo. Ahora veamos esto: Leamos las palabras de Jesús en Juan 5:17-18: 5:17 Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo. 5:18 Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios. Acá vemos que: Dios declara la dignidad del trabajo Jesús hace esta declaración para defender su obra de sanar en día sábado. Los judíos entendieron que, al hacer esta declaración, El se hacía igual a su Padre celestial. Este verso es uno de los muchos que demuestran que Jesús sabía que El era Dios. Pero presten atención a lo que El dice. El declara que su Padre, Dios, trabaja, y que El también trabaja. Quisiera hacerte una pregunta pero que Vos te des para Vos la respuesta, permiso: cuando te imaginas a Dios, ¿cómo te lo imaginás? Vos que están leyendo y yo, sabemos de sobra que no debemos de hacernos imágenes de Dios, y es imposible representarlo físicamente. El es Espíritu, no carne como nosotros. Sin embargo, y soy reiterativo: si nos imagináramos a Dios, quizás lo veríamos sentado en su trono celestial, con los ángeles atendiendo cada uno de sus más mínimos antojos. Algunos se lo imaginarán casi jubilado, con todo bajo control, simplemente dando órdenes. No quiero imaginar como te lo debes estar imaginando. Ahora, quiero toda tu atención a lo que voy a decir, porque es muy importante. En eso que nos imaginamos, hay algo de verdad; es cierto que Dios está completamente en control de todo, y que El reina. Los ángeles están a sus órdenes. Sin embargo, El es Dios; ninguna idea humana lo alcanza a captar. Y si sacamos la conclusión de que Dios simplemente está descansando todo el tiempo, estamos equivocados. Aquí Jesús nos dice que Dios trabaja. Ante esta frase, no quedan dudas, verdad. Si Dios lo hace, tiene que ser algo bueno, ¿no es cierto? Dios no hace cosas malas, ni mucho menos innecesarias. Por eso, cuando nosotros trabajamos bien, estamos imitando a Dios. De hecho, esto forma parte del plan de Dios para nosotros. Se los voy a demostrar: Vamos a Génesis 2:15: "Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase". Cuando Dios creó al hombre, el propósito que el tenía tanto para el hombre, como para la humanidad fue que trabajara. El trabajo no es una maldición; no es un castigo. El trabajo es algo bueno, algo que Dios hizo para nosotros. Lo que quiere decir esto, y lo que yo les quiero decir con esto, es que es completamente errónea la idea de que seríamos felices si simplemente pudiéramos quedarnos en casa todo el día viendo la televisión. Esto no es algo que me enorgullezca, pero te aclaro que te lo afirmo por que yo hice eso en mi pasado. ¿Me estás entendiendo? ¡La gente y muchos Hermanos deben quitarse esa idea de la cabeza! Y también debemos enseñar a nuestra familia, a nuestros hijos que el trabajo es algo bueno. Hay que tener mucha cautela y cuidado con la forma en que hablamos a otros del trabajo. Si tenes una expresión parecida a esta: "Ay, otro día de trabajo. ¿Por qué no puedo descansar otro rato?", ellos van a tomar para sí, tu actitud hacia el trabajo. Van a pensar que es algo malo, algo para esquivar. Van a pensar que la vida sólo sirve para divertirse. Pero la sabiduría que mana del Evangelio nos enseña que Dios mismo trabaja, que El nos creó para trabajar y que El es quien premia nuestro trabajo. Veamos Colosenses 3:22-24: 3:22 SierVos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. 3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 3:24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Pablo aquí le está hablando a los sirvientes. Todos nosotros somos sirvientes, (en cierta forma), de nuestros empleadores. Estas palabras son para nosotros también. ¿Qué nos dice? ¿Nos dice que trabajemos nada más cuando el jefe nos está mirando? ¿Nos dice que saquemos sólo el trabajo necesario para que no nos corran? Todo lo contrario, nos dice que recordemos que Dios nos está mirando, y que El es quien recompensará nuestro esfuerzo. Cuando Vos estés en el trabajo, recordá que Dios te está viendo. ¿Quieres que te vea con gusto, y que te dé una recompensa por tu buen esfuerzo? Alguien dijo: "Siempre me gusta dar el 100% en el trabajo. Doy el 12% el lunes, el 23% el martes, el 40% el miércoles, el 20% el jueves y el 5% el viernes." Esto es lo que Dios nos pide? No, para nada. El declara valioso el trabajo: tan valioso que El mismo lo hace, tan valioso que El nos creó para trabajar, tan valioso que El nos dará nuestra recompensa. Ahora veamos 1 Tesalonicenses 4:10-12: 4:10 y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más; 4:11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, 4:12 a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada. No se Ustedes, pero a mi me queda muy claro que Dios dice que el trabajo es parte de nuestro testimonio. Que fuerte este versículo:"que tengáis por vuestra ambición el llevar una vida tranquila, y os ocupéis en vuestros propios asuntos y trabajéis con vuestras manos, tal como os hemos mandado." ¿Cuál es tu ambición? ¿Tener dinero? ¿Ya no tener que trabajar? Dios te dice que ambiciones una vida tranquila, donde trabajas con tus manos. ¿a pregunta que te debes hacer es para qué? Y la respuesta es clara: para que puedas dar un buen testimonio de tu fe. Dice el verso 12: "para que por su modo de vivir se ganen el respeto de los que no son creyentes." Los creyentes en Cristo debemos de tener fama de ser buenos trabajadores, para que los demás se den cuenta. Ahora, una pregunta personal: en tu lugar de trabajo, ¿qué dicen de Vos? ¿Das testimonio con tu dedicación al trabajo de ser un seguidor de Cristo? Dios te dice que tu forma de trabajar es parte de tu testimonio ante el mundo que te observa. Sumemos mas fundamentos, fijate lo que dice 2 Tesalonicenses 3:10: "Porque también cuando estábamos con Vosotros, os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, tampoco coma." Prestemos atención Hermanos. Estamos ante la presencia de un principio básico para la Iglesia: el que no quiera trabajar, que no coma. Es importante que nos quede muy claro que aquí no habla del que no puede trabajar, sino el que no quiere trabajar. La persona que no puede trabajar, sea porque no encuentra trabajo o porque tiene limitaciones de otra índole, debe recibir ayuda compasiva. En cambio, la persona que no quiere trabajar debe de ser motivada por el hambre. Hay una referencia mas que interesante en el trasfondo de este pasaje. En la iglesia de Tesalónica, había mucha duda y mucha fascinación con la segunda venida de Cristo. En las dos cartas que Pablo les escribió, él tuvo que aclarar ciertas dudas que ellos tuvieron acerca de este tema. Parece ser que había en la congregación varias personas que habían dejado de trabajar, porque decían que Cristo iba a regresar en cualquier momento, así que ¿para qué trabajar? Tan fácilmente podemos encontrar pretextos que parecen ser muy espirituales para convertirnos en tibios y perezosos. Frente a esto, Pablo responde: ¡No! El que no quiera trabajar, que no coma. Hoy en día vivimos también con la expectativa de que Cristo va a regresar, y cuando miro las cosas que suceden en este mundo, creo que será pronto. Sin embargo, mientras esperamos su venida, tenemos que trabajar con nuestras manos y prepararnos para el futuro, porque no sabemos cuándo vendrá El. El trabajo es parte de nuestro testimonio, y debemos de dar un buen ejemplo con él. Presta atención a lo que dice Efesios 4:28: "El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad." En Efeso, aun las personas de muy baja clase se estaban convirtiendo a Cristo. Algunos de ellos antes se habían dedicado a robar para sostenerse, pero ahora estaban aprendiendo un nuevo camino de vida en Cristo Jesús. Pablo les dice que ya no roben, sino que se pongan a trabajar. Pero esto no es sólo para poder vivir honestamente; es para poder tener qué compartir con los demás. Yo me pregunto y te pregunto: ¿cuántos de nosotros vemos el trabajo como una fuente de generosidad? Me imagino que pocos los hacen. Sin embargo, es un gozo poder compartir con otros. Es un gozo poder ayudar a un hermano que tiene necesidad. Es un gozo poder apoyar a los misioneros. En otras palabras, que nos está diciendo este versículo? Nos dice que Dios dispone el trabajo como fuente de generosidad Ese gran gozo se hace posible en la medida en que nosotros vemos nuestro trabajo, no sólo como una forma de sostenernos a nosotros mismos y a nuestra familia, sino también como una fuente de generosidad. Si tienes la oportunidad de ganar un poco extra, ¿qué piensas hacer con ese dinero? ¿Lo piensas compartir con otros? ¿O sólo piensas en lo que puedes comprar con él? El trabajo te permite compartir y ayudar. Para finalizar, les hago esta pregunta: Alguien observó una vez que Dios da a las aves su alimento, pero no se lo hecha al nido. Nosotros también tenemos que trabajar para poder vivir. Pero para los que somos creyentes, el trabajo es mucho más que simple sustento. • El trabajo tiene gran dignidad, porque Dios lo hace. • El trabajo es parte del testimonio que le damos al mundo. • El trabajo es una fuente de generosidad. Te quiero invitar ahora a que consideres tu propia actitud hacia el trabajo. ¿Cómo lo ves? En estos momentos de decisión, te invito a comprometerte con Dios en ver tu trabajo como El lo ve. Permíteme, que en este día, mientras todos festejan, yo te quiero invitar para que Vos y yo hagamos una oración Padre en el nombre de Jesucristo tu hijo amado y por el poder de tu palabra que dice: Y TODO CUANTO PIDAN EN MI NOMBRE (en el nombre de JESUCRISTO) LO HARÉ, PARA QUE EL PADRE SEA GLORIFICADO EN EL HIJO . Por lo tanto recibo respuesta a esta Oración, recibo liberación poderosa y bendición en la economía de tus hijos en esta hora, todo impedimento y obstrucción del enemigo es quitado, destruido, arrancado y desecho en el nombre de Jesucristo. Dios Todopoderoso, Dios de maravillas señales y prodigios, Dios Jireh, Nuestro Proveedor, en esta hora Levántate y sean esparcidos los enemigos de las finanzas de tus hijos, en el nombre de Jesucristo y por el poder de la sangre de Cristo, la ruina, la miseria, la escasez, la derrota retroceden de la vidas de tu pueblo, de tus hijos, de los que temen a tu nombre, de aquellos que han consagrado sus vidas a ti. La ruina, escasez, miseria y derrota, No tienen parte, ni suerte con tus hijos, porque EL ORO Y LA PLATA SON TUYOS. En esta hora le arrebato el botín al tirano, al enemigo que ha venido a robar y apropiarse de las finanzas de tus hijos, en el nombre de Jesucristo le ordenamos que devuelva todo lo que ha robado, porque ciertamente, con toda seguridad, sin duda alguna y con toda certeza: El botín le será arrebatado al tirano, y el cautivo será rescatado. Isaías 49:25. Pero así dice Jehová: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos. Restituye a tus hijos siete veces lo que el enemigo ha robado por el poder de tu palabra como dice en Proverbios 6:31 Pero si es sorprendido, pagará siete veces; Entregará todo el haber de su casa. Te bendigo para que comas tu pan con gozo, y tomes de la dulce miel con alegre corazón; porque tus obras ya son agradables a Dios. El Dios eterno te permita gozar de tu hermosa familia, del hombre o la mujer a quien amas, todos los días de tu vida y de tu leve caminar ya que te son dados para que los disfrutes; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo por el cual te afanas debajo del sol. Toda cosa buena, gloriosa, de gran valor y que te ayudan a tu formación, hazlo según tus fuerzas; porque cuando tus ojos se cierren y llegues al último camino de tu vida, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. Pido a Dios que te permita mirar debajo del sol, para que entiendas que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos. Dios te visite de manera sobrenatural con nuevas fuerzas, para que soportes con honor y altura el día malo cuando de repente como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos, pido a Dios que te socorra e implante en ti las estrategia de Job usó en el día malo y resistió todo ese mal que llegó a su tienda. Hermano querido, que tengas un buen día. En el nombre de Jesús. Amen y Amen

Leer Más...

Mi Iglesia y los Indigentes -2° Parte

Estábamos hablando la semana pasada sobre el descanso en el Señor. Yo personalmente tengo que aprender mucho sobre eso. Cuantas veces tendemos a querer hacer todo bien y estar en control de todo y Dios dice una y otra vez, descansa en Mí. Deja que te lleve. Déjeme hacer mi parte como lo hace su propia parte. Así que gracias por estar aquí en este día y quiero pedirle que volvamos al Evangelio de Marcos y lo que yo voy a hacer, es continuar con el mensaje que comenzó la semana pasada. Siento que hay mucho más por hablar de esto.

Pensé en cambiar el texto y dejar lo de la semana pasado como está, y comenzar otra cosa, pero vos sabes, la palabra de Dios es tan rica, tan maravillosa, creo que podemos dirigirnos hacia algo mucho mas profundo.

Sólo quiero aprovechar algunos de los conceptos que hemos planteado la semana pasada y seguir el impulso de este pasaje maravilloso, muy rico. Es bien sabido que prácticamente todos los que han estado en el cristianismo por un tiempo o permanecen firmes escucharon hablar sobre la alimentación de los 5000, que la multiplicación milagrosa de los panes y los peces. Y hay tantas cosas allí para tomarse y comentar.

Quiero volver al versículo 30, capítulo 6, de Marcos. Dice: "Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron lo que habían hecho y enseñado. Entonces, porque muchas personas iban y venían que ni siquiera tienen la oportunidad de comer, les dijo: "vengan conmigo ustedes solos a un lugar tranquilo y descansar un poco. Así que se fueron solos en una barca a un lugar solitario, pero muchos que los vieron salir los reconocieron y muchos fueron allá a pie de todas las ciudades y llegaron antes que ellos.

Cuando Jesús desembarcó y vio una gran multitud se compadeció de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor. Así que comenzó a enseñarles muchas cosas. Ya era tarde en la mañana para los discípulos que se acercaron a Él, y le dijeron "se trata de un lugar remoto o desierto", por que ya es muy tarde. Despide a la gente para que puedan ir a los campos y aldeas de alrededor y se compren algo de comer. Él respondió dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: vamos a ir y gastar más o menos 8 meses de salarios de un hombre, en el pan y dárselo a ellos para comer. ¿Cuántos panes tienen ustedes?, Preguntó ir a ver. Cuando se enteraron que dijo cinco y dos peces. Entonces Jesús les ordenó que todas las personas se sientan en grupos sobre la hierba verde. Y ellos se sentaron en grupos de cien y de cincuenta. Entonces El tomo los 5 panes y los dos peces y levantando los ojos al cielo, dio gracias, y partió los panes y le dio a sus discípulos para que los sirvieran. También repartió los dos peces entre todos. Todos comieron hasta quedar satisfechos y los discípulos recogieron 12 canastas llenas de trozos de pan y
pescado. El número de los hombres que habían comido era 5000".

Padre, renunciamos a nuestra incredulidad. Tu eres es el propietario original de esta palabra Señor, te pido que esta palabra se parta como Jesús partió el pan. Y que se parta ante nosotros Padre y la distribuyas a cada uno de nosotros. Venimos necesitados igual que aquella gente en este momento, incluyéndome a mí. Necesito saber de ti y ser ministrados Padre. Así que háblanos, enséñanos ahora y te damos todo el honor y toda gloria agradecidos en nombre de Jesús. Amén.

Bueno, la semana pasada hablamos de 3 puntos que surgieron de los versos primeros. El primero de ellos estaba en lograr que nuestras vidas estén centradas en Cristo. Si queremos tener éxito, una vida productiva y fructífera, tenemos que estar centrados en Cristo. Vimos a los discípulos salir a las órdenes de Jesús de ir y ministrar a las aldeas a su alrededor y predicar la palabra y practicar el ministerio de la sanación y llevar paz a las comunidades y luego dice que volvieron a Él, como vemos que el versículo. "Ellos se reunieron alrededor de Él para compartir todas las experiencias y me imagino que Jesús, no les preguntó nada.

Y yo le había dicho que tenemos que estar haciendo eso en nuestras vidas. Tenemos que vivir a Dios, Cristo debe ser centro de nuestras vidas. Jesús ha dicho que si permanecemos en Él, y Él en nosotros, que podemos dar mucho fruto. Realmente no se puede ir mucho más profundo y mucho más básicamente en el misterio del Reino de Dios, que el hecho de que tenemos que estar centrados en la vida de Jesús, en su palabra, en su ejemplo, en su figura, en los principios que surgieron de su boca. Y ahí está el secreto de la sanidad, de la salud emocional, de la productividad en la vida cristiana, de la fuerza, del éxito, de todas las cosas que más deseamos en la vida, que emergen como unción par a nosotros mismos y que es el poder de Jesús. Y con el poder de las palabras de Jesús a través de nuestro ser, somos capaces de hacer las cosas que hace Jesús. Así que eso es muy importante.

Y el segundo punto que mencioné fue el hecho de encontrar descanso en Jesús y yo estaba en esos momentos me estaba predicando a mi mismo más que a nadie, porque soy una persona de personalidad de tipo A, siempre buscando estar en control, buscando siempre que las cosas tengan razón, siempre mirando los detalles, y Jesús siempre me está diciendo y, en particular en este momento de mi vida, Él me ha estado diciendo, quiero que descanse en mí. Quiero que entres en mi reposo.

Y vos sabes que muchos de nosotros, llevan vidas muy exigentes, que es gente productiva. Algunos de ustedes son estudiantes avanzados, otros están en la universidad, otros en la escuela secundaria. Quiero decir, algunos de ustedes son líderes importantes instituciones y algunos de ustedes aspiran a convertirse en personas poderosas. Vos podés ser un ama de casa llevando una gran familia, y vos querés que a tu familia le esté yendo bien y desea proporcionar bienestar a tus hijos. ¿Querés ser perfecta. Perfecta como madre, como esposa perfecta, perfecta en el cuidado de la casa, ideal para trabajar en la iglesia. Y vos sabes que tenemos que estar impulsados hacia la perfección, tener control, tener rendimiento, y que vivimos en una sociedad que está tan orientada a los resultados que gran parte de nuestra autoestima depende de ello. Y poco a poco estamos capacitados por esta cultura de vivir en la ansiedad y estar siempre buscando la siguiente montaña a escalar. Siempre buscando en nosotros mismos como si fuésemos un atleta de alto nivel, siempre buscando en ese momento extra, mirando el reloj, sólo para cortar ese extra de 5 segundos.

Y la palabra de Dios nos invita a descansar. Por eso creo que Dios inventó el sábado, porque sabía que los seres humanos, (sólo por nuestra biología), tienden a buscar más y más control y tendemos a pensar que el mundo depende de nosotros. Si saco las manos del volante, todo se descontrolará. Y Dios diseñó el sábado obligando a los israelitas y a nosotros indirectamente, a recordar que «el mundo no depende de mí. Tengo que tomar tiempo para relajarme. Tengo que tomar el tiempo para leer la palabra. Tengo que tomar tiempo para orar. Tengo que tomar el tiempo para lograr tener la presencia de Dios en mi vida y buscar la dirección de él, porque sé que si hago eso, esos minutos, esa media hora, esos 45 minutos que me llevo a esperar y descansar en él, se vuelve a mí en términos de mayor fuerza, más energía, mayor lucidez mental o, más claridad en nuestra toma de decisiones, más poder en las cosas que hago. Y de alguna manera también el mismo Dios de ingeniería de las circunstancias logra que alrededor de mí las cosas sucedan mucho más rápidamente, y solo porque estoy encontrando mi descanso en él.

El descanso en la Escritura no es algo pasivo, no es un vacío. Creo que lo demás es una cosa heroica en las Escrituras, algo que a pesar de entrar en nosotros mismos, a pesar de nuestra biología, a pesar de las inclinaciones de nuestra mente y de nuestras emociones que dicen "mantener el control, hacer, seguir actuando, seguir aprendiendo, seguir haciéndolo, y a esto y a aquello”. . Y Dios dice 'NO, descansa en mí y yo quiero ser la fuente de tu poder ».

Jesús llama a sus discípulos a descansar. Vamos a tomar tiempo. Vamos a tener diversión. Vamos a ser normales". Ese es el otro aspecto de esta enseñanza, ya sabes. No seamos tan espirituales, vamos a pasar un buen rato, vamos a disfrutar de la vida. También tenemos esas necesidades de diversión pura y simplemente descansar en el Señor y no solo descansar físicamente, tan simple como eso ¿Cuántos saben que Dios nos ha llamado a una vida plena, a una vida abundante?

Jesús dijo: Yo he venido para que tengan vida y que la tengan en abundancia.
El tercer punto que surgieren estos versos es el hecho de que la compasión es algo tan crucial en la vida. En cierto sentido se relaciona con las otras dos y es interesante que, como lo pienso ahora, esos 3 puntos nos llevan a una cosa, que es otra centralidad, no centrándose tanto en nosotros mismos.

El primer punto, dice, estar centrados en Jesús. El segundo punto dice descansar en el Señor y no tratar de estar en control de sí mismo. Y el tercer punto habla de la compasión que significa orientarse hacia los demás y amar a otros. Piense en las necesidades de los demás. No siempre estés tan preocupado por ti mismo, por tus propias necesidades, por tu propia situación en la vida, cómo te está sintiendo en estos momento. Tanto te obsesionas en vos, que no ves el mundo que te rodea, no miras a tu prójimo.

Jesús tuvo una idea. Él dijo 'vamos a ir y vamos a tomar un descanso. ¿Y qué pasó? Las personas acudían a él de todos modos. No sabían lo que había escrito un día de fiesta en su orden del día así que vinieron y se interrumpió sus planes y, ¿cómo reaccionó? Dice que él los vio con compasión. vió a su necesidad, vio que no había muchos buenos maestros en todo. Fue una época estéril en la vida de Israel y superada por los fariseos por la racionalidad y el humanismo con los saduceos y fue un momento de agitación en la vida de Israel.

Y Jesús fue capaz de ponerse en contacto con eso. Y así, puso a un lado sus propias necesidades, por el momento y sirvieron a la gente. Es tan importante, hermanos y hermanas, que aprendamos, y desde ya que yo he aprendido, y más y más, a medida que pasa el tiempo en mi vida, que cuanto más me olvido de ministrarme a mí, y amo a los otros lo mejor que puedo, cuando tengo mis momentos de gran control en el Señor y soy capaz de superar mis propias necesidades y amar a los demás y dar a los demás y compartir mi vida, mi tiempo, mis talentos, y al dejar de lado el hecho de que yo pueda estar cansado o con sueño y hacer una llamada telefónica extra, o no dejar de saludar a alguien, ya sabes, el Señor ha dicho que de muchas formas maravillosas han de volver cada uno de esos gestos de nuevo a mí.

Ya sabes, vivir una vida como la de un ministro de la gracia de Dios. Vivimos en un mundo, al igual que en los tiempos de Jesús, en que hay tanta necesidad por ahí, hay tanta gente quebrada. Vos tenés una comunidad entera bebiendo de las aguas minadas del racionalismo, del humanismo, de la distancia de Dios, de egocentrismo, de la promiscuidad que debilita mentalmente y físicamente y destruir el tejido mismo del espíritu. Y así hay miles y miles de personas itinerantes en esta ciudad, que a veces habitan en condominios muy caro y conducen coches brillantes y sin embargo, están quebradas por dentro y que necesitan de nuestra compasión, de la necesidad de ser ministrados, necesitan que vos dejes de lado tu propia necesidad, tu propio quebranto, tu propia sed y que te tomes un momento para ministrar a otros. Eso es lo que hizo Jesús. La compasión es una cosa de gran alcance.

Y así entramos en la historia en este punto donde se dice que Jesús los ministró a ellos. Se tomó su tiempo, les enseñaba. Él hizo lo que un pastor lo hace, Él les predicó. Habló con ellos sobre los principios del espíritu y entonces creo que la historia entra en una segunda etapa, pero todos están realmente conectados aquí. Jesús ejercitó la compasión y ahora, en cierto modo, es enseñar a los discípulos algo que es de gran alcance sobre su propia identidad, esto se refiere específicamente a que conozcas tu propio potencial y tu propia vocación en el servicio del Señor.

Cuando el tiempo había pasado, Jesús había ministrado para la congregación, era tarde en la tarde o noche, y vos podes imaginar un lugar desolado, no había luces en cualquier lugar del campo. Cuando la noche desciende era completamente oscuro. La gente tuvo que andar a tientas entre las piedras y los caminos para llegar a donde tenían que ir, así que los discípulos tenían una preocupación genuina. 'Oye, Jesús, se está haciendo tarde aquí. Vamos a ir al pueblo, dejarlos ir y hacer la cena para ellos mismos". En la declaración hay una sugerencia, una vez más, a unos la ausencia de la plenitud de Jesús, les hacia solamente verse a sí mismos.

Están diciendo "Jesús, hemos cumplido nuestro papel aquí. Señor, tu has hecho lo que tenías que hacer. Eres un predicador de la palabra. Padre, tu eres un maestro espiritual. Has hecho lo que tenía que hacer, ahora, el reino espiritual, que es su dominio ha sido atendido. Ahora tienen una necesidad material, por lo tanto, se internan en ese terreno.

Y Jesús quería romper ese modelo. Jesús quiso destruir la membrana artificial entre lo espiritual y lo material. Y eso es un momento muy importante. Quiere ampliar su conciencia. Quiere ampliar su muestra de lo que la iglesia es, cuál es el dominio del poder de Dios. ¿Qué capacidad de Dios y su voluntad de trabajar a través de nosotros en cualquier ámbito de la vida? Y así Él plantea una especie de reserva y les dice 'no, no, vamos a darles de comer ". Y mi imaginación me pone en escena y veo que lo dijo con un brillo en sus ojos.

Y creo que está en el libro de Juan que nos dice algo acerca de lo que estaba en la mente de Jesús. No es dicho aquí en el evangelio, por eso me encantan las complementariedades de cada uno de los evangelios. Se cree que está en el libro de Juan que dice que había dicho esto para probarlos. Él no les dijo todo lo que había en su mente, pero él les dijo que la asignación básica. "Dadles vosotros de comer».

Y, de nuevo, a veces nosotros, como cristianos, creemos y queremos poner a Dios en una caja segura. Queremos limitar las fronteras de Dios de la acción y la sociedad por ahí sin duda quiere hacer eso. Y Jesús siempre nos dicen '”no, mi palabra, mis principios, van a invadir todas las dimensiones de la situación humana". El Evangelio, la Palabra de Dios, la revelación de la Escritura no es sólo para el reino espiritual.

Si vos vas por ahí hoy en día en la calle, encontrarás mucha gente en el gobierno, en el ámbito de la ley, en los negocios, la ciencia, sobre todo en la ciencia, que dicen 'la fe, el cristianismo que lo mantengan en dentro de las paredes de su iglesia. Vos podés limitar tu cristianismo al ámbito de los valores, al reino del espíritu, pero no trates de poner tu fe en el reino de la ley, de gobierno, de la ciencia, porque no pertenece a ese lugar". Y Jesús dice: 'No voy a permitir ese tipo de descanso. Mi revelación, mi poder, mi palabra, mis principios son a invadir todos los aspectos de la vida, lo espiritual y lo material. "

Ahora, ¿por qué la gente, quiero hacer eso? Porque es muy fácil, cuando vos mantenés la fe en el reino espiritual, digamos que el ámbito privado, para vos. Lo que está haciendo con eficacia es la neutralización. Vos lo está castrando, porque se mantiene dentro de los confines de tu persona, o dentro de los límites de una minoría muy pequeña. Y así, aun cuando tratan y pretenden legitimar la fe, al decir 'bueno, ya sabes, es una cosa privada, no vamos a entrar en eso ". Pero en un sentido lo que están tratando de hacer verdaderamente es decir "mantener el cristianismo inofensivo, mantenerlo inerte, mantenerlo fuera del ámbito donde realmente se hacen las leyes, donde los efectos del gobierno, sus deliberaciones, donde científicos realizan comprensiones de la realidad y se han calculado en más y más. Y así como cristianos debemos entender que no podemos permitir que ello ocurra.

Nuestro cristianismo, nuestra vida está haciendo mella en todos los aspectos de nuestro ser. Esa es la dimensión agónica de la fe cristiana. Desafortunadamente para nosotros, el cristianismo quiere entrar en mis estudios, el tipo de vida que llevo en la universidad o la escuela secundaria, mi trabajo, el comportamiento que retratan ante mis compañeros de trabajo, mis finanzas, la forma en que hacemos negocios, la forma en que yo administro la institución que dirijo, o el departamento que dirijo en mi trabajo. El cristianismo impregna a todos nosotros y eso es lo angustioso. Impregna mi sexualidad, impregna mis emociones, impregna mi intelecto, impregna mis relaciones, impregna mi cuenta bancaria y cómo distribuir el dinero, la forma en que se relacionen con mis hijos, mis amigos, en tu caso que estas leyendo como te relacionas con tu esposa, con el resto de tus parientes, si yo hablo con honestidad o no. Está en todas partes y nosotros estamos llamados por Jesús para no dibujar estos límites artificiales, a no compartimentar la vida tanto como nosotros queremos hacer y de permitir que dejemos el camino libre a todas las áreas de nuestra vida. Porque el cristianismo es como Nancy Pierce ha dicho en su libro "Verdad Total", es justamente eso, es la verdad total. Es una verdad que establece un reclamo en todos los ámbitos de la vida.

Y creo que también tiene que ver nuestra comprensión de la Iglesia. Porque muchas veces tendemos a espiritualizar el papel de la Iglesia y se tiende a limitar, queremos limitar el papel de la Iglesia, de nuevo, a las cosas espirituales. Y Jesús está diciendo 'no, no, usted es la madre de las naciones. Te he pedido hacer discípulos a las naciones. Dije predicar el evangelio y hacer discípulos. "

¿Qué es hacer un discípulo? Hacer un discípulo significa imbuir a alguien con su ADN artístico o intelectual o personal, a través de un proceso de influencia y penetración completa de su conciencia, hasta que se conviertan en una especie de reflejo de ti. Eso es lo que es un discípulo. En la Edad Media cuando alguien fue maestro o aprendiz de un maestro, se convirtió en una especie de copia de esa maestría, ya sea de hacer una taza o un objeto medalla, o pintar un cuadro o tocar un instrumento.

Por eso, cuando Jesús dijo: hacer discípulos de la nación, estaba diciendo "hey, deja que el espíritu del Evangelio, los principios del Evangelio, las enseñanzas del Evangelio, impregnen cada ámbito de la sociedad y no se vayan hasta que comprueben que ha tenido resultado". Ya te darás, que aquí estamos ante dos realidades muy diferentes, en realidad hay dos comunidades muy necesitadas aquí, tenemos los barrios como Solidaridad, Floresta, Finca Independencia con todas sus necesidades financieras, materiales, la ignorancia, algo de violencia, la pobreza y sin duda el polo opuesto es el Grand Bourg, San Lorenzo, con todas sus riqueza, todo su dinero, toda su inteligencia, toda su abundancia que están creciendo cada día y sus condominios costosos pero, se aumenta la distancia entre la esterilidad espiritual, y la palabra de Dios, aumenta la distancia entre la rebeldía contra las enseñanzas de las Escrituras y el quebrantamiento como resultado. Y los dos necesitan, tal vez de diferentes maneras lo que tenemos que ofrecer como una iglesia, como iglesia de Jesucristo.

En los barrios como Solidaridad, Floresta, Finca Independencia quizá podamos ofrecer lo que significaría el apoyo real para su inserción en el centro de recursos de educación superior, un lugar para los jóvenes desocupados y sin estudios para convertirse en más versados en el mundo académico y que se preparen para la universidad y ser instructor en los valores cristianos y que se preparen para ser personas funcionales y para romper las cadenas de la ignorancia y la servidumbre, por falta de una identidad y la falta de papel de los padres que pueden enseñar lo que es ser un hombre o una mujer.

Y a ese otro lado de la comunidad (Grand Bourg, San Lorenzo, etc.) creo que estamos llamados precisamente a predicar la verdad total, para alcanzar la competencia suficiente en el idioma del intelecto y ungidos suficientemente para retener a los principios de la Escritura, para hablar con dominio y con credibilidad también.

Y por lo que necesitamos sentir es que estamos llamados y tenemos que pedirle al Señor la estrategia y la comprensión y el acceso libre a estas comunidades diferentes, porque Dios nos ha llamado a ministrar. Sea lo que sea, creo que el cristianismo tiene una declaración completa de guerra contra todo lo que impide el libre flujo de la vida. Independientemente de la forma que sea, si es económica, espiritual, intelectual, social, cualquiera que sea. Hemos declarado la guerra contra la oscuridad. Hemos declarado la guerra contra los poderes del infierno y la muerte. En cualquier manifestación que se presenten, así sean ellos gigantes, vamos a ir tras ellos. Y tenemos que pedirle al Señor, danos la estrategia, danos la sabiduría, danos el discernimiento, danos la unción, porque hemos sido llamados, tenemos que darles algo de comer. Cualquiera sea el tipo de hambre que se presenta, sea cual sea la ausencia, todo lo que dificulte la realización completa de la intención absoluta de Dios para los seres humanos para llegar a su completa medida, es nuestro enemigo. Sea cual sea el nombre que tome, sea cual sea la forma que adopte. Estamos llamados a servir a esa área.

Veo en la Escritura que a la gente muchas veces se le impedía la entrada a la gloria plena que Dios quiere que habitan a causa de la baja autoestima y una deficiente comprensión de quiénes son en Cristo y del poder que se ha hecho de habitar con nosotros. Y cada vez entiendo más que nuestra actitud ante la frontera para nosotros los cristianos, es la de romper los espacios pequeños, confinados en el que hemos adjuntado la unción de Dios en nuestras vidas y empezar a vernos como dinamos, como sólo depósitos enormes de poder, para poder caminar en la carne, al igual que Jesús.

Sabes, yo veo a veces, cuando miro en mi congregación los sábados y muchas veces, cuando ministra a la gente los sábados, cuando les predicamos a ellos, y ofrecemos los programas de todo tipo y toda clase de cosas, he llegado a la conclusión de que una buena parte de nuestra congregación ni siquiera se sienten aludidos como hacer estos anuncios. Se ha desactivado la capacidad de creer que estamos hablando con ellos, o la vida se apagó para ellos hace muchos, muchos años, quizá incluso en la infancia. A medida que la capacidad de soñar crece, a medida que crees en cosas grandes, el deseo de gloria y de decir tengo gran potencialidad dentro de mí crece. Ahora todo lo que tienes que hacer es darle brillo, nutrirlo, desarrollarlo y podrías convertirte en un gigante.

Pero para muchos de nuestro pueblo la capacidad de creer, de imaginar, de soñar, de creer grandes cosas acerca de ellos mismos ha sido desconectada. Y así, cuando tiras una semilla en sus vidas y los mueves hasta que se detengan, es cuando empiezan a pensar que clase de discipulado tal vez sea para ellos y para mí. Pero muchas personas pueden tener una pared que no les permite creer. En relación con ese tipo de personas es que yo podría llegar a ser algún día un profesor o un partícipe de la Palabra de Dios. Puedo ser incluso capaz de atender a las mujeres jóvenes. Pero dicen que "así, de modo expreso, de vuelta todo en su conciencia, en su subconsciente, y comienzan por decir" soy madre soltera, nunca fui a la escuela, nadie en mi familia nunca se graduó de la escuela secundaria, y siguen y siguen con lo mismo. Antes de creer, ya están pensando que no pueden.

Es como si tuvieran implantado un programa, que les impide entrar en la gloria de Dios, y tenemos que romper eso. Tenemos que romperlo, tirar ese muro abajo. Si vos tenes a Cristo en tu corazón, si Jesucristo ha venido a tu vida, y el Espíritu Santo mora en tu vida, tienes algo mucho más poderoso que una bomba atómica dentro de ti.

Ojalá nuestros jóvenes en los barrios como Solidaridad, Floresta, Finca Independencia o de la comunidad Grand Bourg, San Lorenzo, etc., entendieran que la verdad va a revolucionar sus vidas. La potencialidad pura que poseen sólo porque Jesús habita en ellos, el espíritu de Jesús habita en ellos, y habita en vos también.

Estoy obsesionado por las palabras del apóstol Pablo en Efesios, el capítulo 1 y la verdad es que la utilizo a muy a menudo, cuando hablo de estos temas en particular. Pero el apóstol Pablo en Efesios, el capítulo 1, verso 18 dice a los Efesios "Pido también que los ojos de vuestro corazón sean iluminados para que vos puedas conocer la esperanza a que él os ha llamado, las riquezas de su gloriosa herencia en los santos y su poder incomparablemente grande para nosotros los que creemos. Ese poder es como el trabajo de su fuerza poderosa".

Sabes, Jesús le está diciendo y me dice '” escuchame, voy a ejercer mis influencias para que se ilumine tu mente, de modo que vos podrías ser capaz de entender, porque creo que en última instancia, para que seamos capaces de entender el poder de lo que Dios ha hecho al habitar en nosotros, y que requiere una transacción sobrenatural espiritual.

Nuestra psiquis, el cerebro biológico no puede entender, porque no es en el ámbito del cerebro para comprender el hecho de que Dios nos ha hecho depositarios de su poder infinito. Y que, como creemos, y a medida que expandimos nuestra capacidad de creer que ese poder está dentro de nosotros y nos comprometemos, grandes son las cosas que van a venir.
Ahora, tenemos que emprender grandes metas, porque tenemos el poder de Dios dentro de nosotros. Y lo que tenemos que hacer es salir y probar justamente con las cosas que parecen amenazarnos de manera constante. Creo que como cristianos siempre estamos tendiendo a vivir de una manera deficitaria, siempre faltándonos algo. Y lo que quiero decir con esto es que siempre que emprendemos una empresa o queremos alcanzar una meta, empezamos mirando que las cosas son un poco o tal vez mucho más exigente que nuestra actual capacidad de ejecutar.

Si sólo te movés en la zona de la comodidad, lo que vos sabes que podés procesar y lograr y te subestimas, te estás infravalorando a la luz de Cristo que mora en vosotros, y vos te estás engañando, porque vos le estás impidiendo entrar en esa zona donde Dios dice 'ah, ahora sí puedo trabajar. Ahora tú me das algo que es un verdadero reto para mí. "

Y por lo que el apóstol Pablo predica a los Efesios, o les dice y nos dice, por añadidura, "mis hermanos, estoy rezando para que tus ojos se abran para entender la esperanza de que él los ha llamado. Señor, ten piedad, ya que solo veo la belleza y la vida que está por delante de mí y no estoy apreciando la eternidad que Dios puso y que se abre para mí.

Yo vivo en la esperanza. Quiero vivir en la esperanza. Y cuando yo vivo en la esperanza, la esperanza es como un mecanismo de amortiguación que mata a la picadura de los fracasos y las heridas y las tentaciones de la vida, la pérdida de la belleza y la juventud y todas las cosas que le quitan el brillo de nuestros ser. A medida que habitamos en esa esperanza que nos permite el flujo variado a las diferentes etapas de nuestra vida.
Y él dice que quiere que yo comprenda también la riqueza de esta herencia gloriosa, la Biblia dice que Dios nos ha bendecido con toda cosa hermosa, toda bendición espiritual en Cristo Jesús, la tenemos dentro de nosotros, para que podamos vivir una vida de grandes desafíos y las empresas grandes porque tenemos una gran reserva de recursos que Dios ha dado a nosotros como sus hijos.

Y luego dice que el entendimiento humano es incomparablemente de gran poder, No es sólo por el poder, es el poder que está más allá. Sabes, Dios quiere que vos entiendas todo, que no te limites sólo a las partes de la vida cómoda. Él quiere que vos entiendas que es en Cristo como vives ese gran poder.

Les pido y me pregunto cada día: "Padre, quiero pasar más tiempo mirándote a ti, y menos tiempo mirándome a mí mismo, quiero pasar mas tiempo entendiendo tu poder, tu gran poder incomparable viviendo en mí, y no mirar la pequeñez de mi mismo, de tal modo que me atreva a realizar grandes cosas. "

Y él los puso a prueba, les dijo: «Dadles vosotros de comer». Ya sabes la forma en que reaccionó, de nuevo, es muy reveladora porque reaccionaron al mirar lo negativo, reaccionó mirando las limitaciones a las circunstancias. Eso tomaría 8 meses de salarios de un hombre, vamos a ir y gastar tanto en el pan y dárselo a ellos para comer? Respondieron los discípulos.

En otro pasaje dice "usted sabe, aunque tuviéramos el dinero, quiero decir, ¿qué negocio o que tienda hay por aquí? ¿Dónde está la carnicería que va a proveer de todos los bifes para hacer los sándwich para esta enorme multitud de gente? Por lo tanto, era aún peor, ya sabes, no tenemos el dinero, pero entonces la duda era tan inmensa que, dijo, aunque tuviéramos el dinero no hay recursos. ¿No es nuestra forma de pensar muchas veces en la vida?

Incluso si esto se produjo, aunque me dio el trabajo, no tengo la formación, no tengo la capacidad. Dios quiere bendecirnos y nosotros muchas veces ponemos todas estas barreras artificiales delante de su bendición y, muchas veces es por eso que no nos bendijo. No es todo esto barreras implícitas que tenemos en nuestra psique que nos dicen "Dios no hace más milagros.

¿Cuántas personas en Argentina están recibiendo el pan estéril de sus maestros muchas veces? El tiempo de los milagros ha pasado? Eso fue hace dos mil años atrás, cuando la gente no tenía la Biblia, pero ahora tenemos la Biblia y por lo tanto no debemos buscar los regalos, no debemos buscar los milagros y matamos la capacidad de la gente a creer que Jesús es el mismo hoy, ayer y siempre, y que Él quiere hacer los mismos milagros, él quiere que el mismo poder fluya a través de su pueblo. Él quiere que las mismas acciones heroicas del pasado se lleven a cabo ahora por nosotros. Quiere que el mismo poder que sus discípulos mostraron en la conversión de las multitudes, lo practiquemos nosotros.

Él quiere que sea para nosotros. Él quiere que sea para mí. Y hay que decir: "Señor, ayúdame a habitar ese modelo sobrenatural en el que puedo creer que sí, que los ángeles pueden venir y estar delante de mí en su forma actual y dame la revelación; al igual que a Pedro y su amigo que puedo estar delante el cojo y puedo decir 'bien, escucháme, yo no tengo dinero pero lo que tengo te doy. Ponte de pie y luego caminar.

Tenemos que romper con el molde. Sé que la Iglesia ha vivido durante muchas décadas y décadas sin ver demasiados milagros genuinos, pero te digo que Dios quiere hacerlo y Él nos necesita para preparar un espacio, para su visita, y que debe comenzar con poner una distancia con la incapacidad de creer, para comenzar a tener una visión sobrenatural. Quiero celebrar el poder de Dios en mi vida.

Quiero decir: "Padre, gracias porque se que vas a hacer esos milagros y que vas a mostrarme cómo entrar en esa vida sobrenatural, y antes de que muera voy a ver el poder de Jesús.

Quiero cultivar esa capacidad de los niños para creer que grandes cosas van a suceder. ¿No querés hacer eso vos también? ¿No querés ampliar tu espacio? ¿No querés dejar de pensar en qué esto no puede suceder? Debemos enseñar a nuestra congregación y tenemos que enseñarnos a nosotros mismos a esperar lo impensable de Dios.

Pedro, siempre y cuando se centraba en Jesús, él era capaz de caminar sobre las aguas, pero tan pronto como comenzó a pensar '¿qué es esto? ¡Nadie ha hecho esto! Yo estoy violando todas las leyes, que yo sepa de la naturaleza, quiero decir, sí, tal vez he sido capaz de caminar hasta ahora, pero sé que el próximo paso que haga me voy a hundir en el agua. Y entonces oyó el viento y oyó el trueno y todas estas cosas diferentes y que estaba tan abrumado por las circunstancias, y su cerebro entró en relación con el exterior, y así cortó la transacción espiritual que se estaba llevando a cabo, y él comenzó a hundirse.

Esto es lo que nos sucede. Vos ve, creo que queda demostrado que tenemos que seguir centrados en lo que Dios ha declarado a través de Su palabra para que su poder puede realmente entrar en nosotros. Cuando decimos nunca voy a poder, o no siempre estoy dispuesto o creo que estoy excesivamente centrado, pero dudo, eso es lo que se llama la mentalidad de la escasez. ¿Por qué no puedo hacer esto?

Tú sabes, y voy a terminar con esto, es mi declaración en contra de la mentalidad de la escasez. Porque como ya he dicho antes, hemos emprendido esto y tal vez sea en el peor momento para llevar a cabo algo como esto: poco tiempo, todo el mundo está sobrecargado de trabajo, los grandes proyectos que están sobre nosotros, pocos recursos, la falta de conocimiento de cómo atender a una comunidad, mi propia falta de tiempo y de tantas otras cosas presionando sobre mí mismo, y sigue y sigue la lista de excusas. El temor de entrar en algo que vos sabes muy bien, que no podrás retirarte una vez que empeces.

Y he estado temeroso de este momento por muchos, muchos meses, sabiendo que este momento iba a llegar, pero siempre sintiendo el impulso de Dios para hacer esto. Y de nuevo, Dios esta diciendo: "vos sabés, vos sos parte de una congregación, pero una vez más, dales algo de comer, que no sólo están llamados a servir. Hacélo, tal vez no sea tan lindo, tan bien argumentado, ni tan elegante como vos quisieras, pero hacélo de todos modos. "

Hay muchas cosas, que ya deberían haber sucedido. Llevamos mucho tiempo planificando y esperando la oportunidad justa, el momento perfecto, y ya lo sabemos. Hay un momento en que tenés que dejar de mirar las cosas que te dan miedo, las cosas que te traban, romper con esos limites que te pones, y pararte y decirle: "Padre, hoy me he decidido a tomar el camino de fe y estoy seguro que no voy a hacer el ridículo. Yo elijo a confiar en ti. Lo voy a hacer por tu gloria. Lo voy a hacer por amor y compasión. Los discípulos no sabían de qué manera el milagro se iba a producir. Físicamente sabían que no podía pasar, pero Jesús tenía la respuesta. Jesús sabía que el milagro debía tener lugar ahí. Ese era el momento propicio. Y la respuesta salió de la forma más inesperada, totalmente en contra de dominio intuitivo, el dominio de lo sobrenatural, el dominio en el que Jesús tenía la respuesta.

Él tomó los panes, los elevó al Padre e incluso el proceso previo en el que los panes llegaron a sus manos es muy esclarecedor, pero hoy no vamos a entrar en eso.

Creo que la esencia de lo que Dios quiere que entendamos hoy, es que no debemos limitar a Dios. No debemos poner a Dios en una caja y lo que es peor, no te pongas vos en una caja. No debemos empobrecer el evangelio. No limites a Dios a lo que tu razón puede procesar. No limites el evangelio a la influencia de los valores o la espiritualidad, o lo que sea. Tienes que ser lo suficientemente valiente y tener la suficiente integridad para que el Evangelio empape cada poro de tu ser, cada aspecto de tu alma y dejar que Dios te convierta en un instrumento.

Dios quiere que vos lo utilices. Dios quiere darle a la gente de comer en la universidad, en la escuela secundaria, en tu lugar de trabajo, en tu vecindario y necesita que vos estés entrenado. Tu mente tiene que ser transformada, debes estar comprometido y convencido de la compasión de Jesús. Vos necesitas saber y estar convencido de que vos sos un ministro de Dios. Sos un Nazareno. Estás siendo llamado a ser un sacerdote del Dios vivo en esta generación, y debes renunciar a esta idea de ser un ser humano normal. Tú no eres un ser humano normal. Vos sos una encarnación misteriosa de Cristo aquí en la tierra, porque Él es el que mora dentro de ti. Vos sos como un carbón dentro de un cristal ahumado, puedes no ser capaz de ver la luz específica dentro de ella, pero sabes que está. La gente sabe que por más que el vidrio este ahumado, saben que hay algo allí que brilla intensamente, y que es el espíritu de Dios. Y eso es lo que sos.

Y Dios te está diciendo: 'Quiero que te conviertas en un instrumento de mi gracia, de mi vida, de mi poder, así que no me detengas, no me limites. Preparáte para ser utilizado. Paráte vos mismo delante del altar y deciles a los demás, vamos todos a El y vivamos para El. El te pide en esta hora que le permitas que te convierta en un instrumento de su gracia, de su compasión, de su amor, de su poder. Dios quiere hacer eso. Hay una multitud de necesitados por ahí, que necesitan de tu vida, de tus dones, de lo que Dios ha invertido en ti.

¿Estás dispuesto a decir: "Señor, sí!!!!!! Voy a entrar en ese viaje. Voy a estudiar la manera de entrar en la multitud al igual que lo hizo Jesús. Voy a entrar en ese viaje, aunque me lleve meses, aunque me lleve unos cuantos años, pero sí, voy a aceptar su llamada para dar al pueblo lo que necesitan para comer.

Decíte a vos mismo allí, en el fondo de tu espíritu: "Padre, te doy gracias porque me has llamado para ministrar a la multitud. He sido elegido para ser un instrumento de tu gracia y que estoy dispuesto a que fluyas a través de mí con tu poder. Yo se que no me llamas para realizar algún acto imposible, porque yo se que estarías comprometiendo tu poder, tu conocimiento.
Arrepiéntete de tus pecados, igual que yo ahora renuncio a mi propia limitación, tengo la comprensión de lo amplia que es la intención de Dios para con mi vida y para con la vida de los miembros de esta sociedad, lo hermoso que son sus propósitos para este momento que estamos viviendo. Dios no ha terminado con esta sociedad, déjame que te diga que los mejores tiempos están por venir. Lo bueno esta mas adelante. Cosas maravillosas están a punto de comenzar.

Creo que yo quiero vivir para eso, lo estoy saboreando, lo disfruto y quiero ser parte de él, y yo quiero asegurarme de que cuando Dios esté buscando a alguien para derramar su poder, quiero ser uno de esas personas que le dicen a Dios: Si, heme aquí, estoy listo. Si quieres ser uno de ellos también, abrí tu espíritu, abrí el pecho y deja que el Señor y su conciencia te invadan. Deja que su absoluta confianza en sí mismo te impregne también. Vos son un depositario del poder de Dios, de su esperanza, de sus riquezas, de su poder. Ahora ve hacia el mundo, alimenta esa multitud y hacélo en el nombre del poder de Jesucristo.

Padre, hoy entendemos tu verdad. Hoy entiendo que debo rechazar mis limitaciones. Abrazamos y aceptamos tu llamado. Perdónanos por el empobrecimiento, por las limitaciones que provocaron la disminución de tu grandeza. Perdónanos, Señor. Perdónanos por nuestras dudas. Perdónanos porque a partir de este momento sentimos que nos podemos expresar mucho más, por que sentimos que nuestro sueño va a estar mucho mejor, por que sabemos que a partir de ahora vamos a tener menos ansiedad. Sólo confiamos en lo que predican tu palabra y en lo que leo en tu palabra, pero queremos honrarte Señor. Queremos morir. Tenemos que morir. Es necesario que nos vaciemos, Padre, de nuestro programa, nuestras preferencias, de modo que vos Padre puedas venir y llenar ese vaso con tu aceite. Ven Espíritu Santo. Ven Espíritu de Dios. Vamos visitar a tu pueblo, Padre. Podemos tomar el velo de nuestra inconciencia en este momento y sacarlo. El nos dice; yo os anuncio la fe, la vitalidad, la imagen del niño, el entusiasmo, el coraje para vuestras vidas, por el poder de la palabra en nombre de Jesús. Amén. Dios esta contigo.

Leer Más...

Mi Iglesia y los Indigentes

Hermano, como estás?
Quiero empezar Hermano, animándote a vos y a todos los que están leyendo para que algunos sigan persistiendo y para que otros tomen la decisión de una vez y comiencen a ir a su Iglesia con la Biblia. Ustedes saben muy bien que nosotros mismos, muchas veces sentimos como vergüenza de que la gente nos vea que vamos mostrando nuestra Biblia y por ese motivo dejamos de ser parte de esa multitud que atestigua al mundo sobre la Palabra de Dios. En esta oportunidad, quiero pedirte que tomes tu Biblia y juntos vamos al libro de Marcos.

Hoy quiero compartir con ustedes Marcos, capítulo 6, versículos 30 al 45. Voy a empezar a leerlo y Ustedes háganlo conmigo.

Dice así:
30 Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado.
31 El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer.
32 Y se fueron solos en una barca a un lugar desierto.
33 Pero muchos los vieron ir, y le reconocieron; y muchos fueron allá a pie desde las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él.
34 Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor;(A) y comenzó a enseñarles muchas cosas.
35 Cuando ya era muy avanzada la hora, sus discípulos se acercaron a él, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya muy avanzada.
36 Despídelos para que vayan a los campos y aldeas de alrededor, y compren pan, pues no tienen qué comer.
37 Respondiendo él, les dijo: Dadles vosotros de comer. Ellos le dijeron: ¿Que vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer?
38 El les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Id y vedlo. Y al saberlo, dijeron: Cinco, y dos peces.
39 Y les mandó que hiciesen recostar a todos por grupos sobre la hierba verde.
40 Y se recostaron por grupos, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta.
41 Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos.
42 Y comieron todos, y se saciaron.
43 Y recogieron de los pedazos doce cestas llenas, y de lo que sobró de los peces.
44 Y los que comieron eran cinco mil hombres.

Es Palabra Bendecida ¡Alabado sea el Señor.

Es un paso maravilloso. Anoche en mi Iglesia me sorprendí gratamente con la presencia de por lo menos 10 indigentes que vinieron a compartir con nosotros el momento de la palabra y por supuesto vino a mi mente con mas fuerza estos versículos, y lo he meditado muchas veces y me trae mucha alegría cada vez que lo releo y hoy he decidido no poner ningún pensamiento mío personal, voy a dejar que el Señor me hable y a su vez por mi intermedio El hable con ustedes a través de este
pasaje y que Su nueva revelación venga a nuestras vidas y pueda llegar a lo mas profundo de nuestros corazones.

Y tengo una idea del sentido o de la dirección que yo quiero seguir. En este tiempo he estado hablando acerca de cuáles son los elementos de una vida de éxito. ¿Cuáles son los elementos de una vida abundante, de una vida llena. ¿Cuáles son las cosas que tenemos que practicar e incorporar en nuestras vidas con el fin de conducirnos hacia el éxito? Cuáles son las cosas que tenemos que cumplir, para tener una vida de gran alcance y una vida fructífera?
Como vemos, para esto lo primero que debemos practicar e incorporar a nuestra vida es el CUMPLIR.

Hermano, vos sabés que este pasaje de alguna manera, proporciona una especie de ilustración, una pequeña visión de una vida plena, una vida de ministerio, una vida de impacto, una vida donde las cosas están sucediendo de manera apresurada, donde el aprendizaje se lleva a cabo momento a momento, donde la presencia de Jesús es muy real. Lo que vemos, es un momento en la vida de los discípulos, el Señor está cerca de ellos, el Señor los está ministrando a ellos, su presencia plena es una de ellas, su poder, su doctrina, la fecundidad, su plenitud como una entidad de enseñanza está con ellos. Y él los está enviando a cada uno de ellos a un viaje de aprendizaje y además los ha dotado de poder y autoridad y les ha pedido que vayan a los pueblos de alrededor y les ha dicho que cumplan con este pedido: bendigan a la gente en mi nombre y expulsen demonios y unjan con aceite a muchos enfermos, y curen a la gente y anuncien la paz del Señor en cualquier casa que se introduzcan. Y, en efecto, eso es lo que sucedió. Cuando ellos volvieron, contaron como fueron sorprendidos al ver que los demonios estaban sometidos a su mando y que las personas fueron sanadas y las cosas de gran alcance que ocurrió en medio de ellos. Y que están aprendiendo, que fueron adquiriendo experiencia como ministros.

Cuando los Discípulos regresan, que es el punto de partida de nuestro relato. Cuando vuelven de esa experiencia maravillosa, se dice que se volvieron a Jesús. Acá es donde comienza explicando que "los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado". Y nosotros podemos empezar a imaginarnos una escena de gran vitalidad. Entonces Jesús les pide que vayan a cierto lugar a descansar un poco, pero el ministerio es demasiado exigente y la gente está tan atraída por este ministerio que acudieron a ellos y no les dan ningún tiempo para descansar. Y Jesús les ministros abundantemente de la Palabra y las horas pasaban, al igual que muchos de los grandes predicadores que vemos en la Biblia, que se tomaron su tiempo para predicar.

Pero eso quiero pedirte que te relajes. Por que como ya sabemos, Jesús tomó su tiempo y el día fue pasando y de repente era de noche, y vos sabes que hay una gran necesidad en el mundo, y la gente busca ser bendecida y sigue, y sigue. Así que vos podés encontrar en este pasaje una gran fuerza, una gran riqueza, una energía y una vida que rodea a este texto.

Siempre me pregunto: "Señor: ¿cómo puedo yo, y cómo puede mi iglesia, ¿cómo puede mi vida encarnan ese tipo de abundancia, ese tipo de energía, ese tipo de poder, esa clase de eficacia?" Yo quiero llevar una vida exitosa, quiero llevar una vida que tenga significado, que tenga un impacto, y estoy seguro que vos que estas leyendo también.
Y ciertamente este ministerio que recién comienza, quiere encarnar la plenitud de poder que va a seguir a quienes creen en él, dice Jesús.

No creo que una congregación o la vida o una familia pueda legítimamente con autoridad anunciar el Reino a menos que podamos expresar esa alegría, esa vitalidad, esa plenitud de vida que Jesús dice. ¿Cómo podemos hacerlo? Y tenemos que encontrar las fuentes de poder en nuestras vidas, tenemos que buscar en nuestro interior para encontrar las fuentes de energía.

Y este texto nos da un indicio acerca de algunos elementos que como individuos que desean vivir una vida plena, necesitamos encontrar. Muchos de ustedes están en la universidad ahora o estuvieron, algunos de ustedes tal vez están en la escuela secundaria, otros ya se encuentran en una etapa más avanzada de la vida, por eso quiero ser muy diplomático aquí. Vos sabes, que vos también queres encontrar y tomar los secretos de la fecundidad.

Lo primero que veo es precisamente en este punto, que después de haber hecho todo eso, ya sabes, de salir y de cumplir con el ministerio, vinieron diciendo que se reunieron con Jesús. Jesús era el centro. Jesús les había ordenado, les había dado una misión, se habían fortalecido. Tenían, en cierto sentido, emanado de Jesús para entrar en la vida y el ministerio de desafío y cuando había una especie de extenderse a todos sus dones y la energía, entonces, ¿qué hicieron? Volvieron a él y se reunieron alrededor de Él de nuevo.

Lo mismo que cuando utilizamos nuestros teléfonos celulares y, ya sabes, al final del día y después que realmente les hemos mucho uso, vemos las pequeñas líneas (digo para aquellos que no están en la ultima versión de celulares, sino para aquellos que como yo las líneas de carga salen a un costado) y ves que te queda una pequeña línea a la izquierda solamente. ¿Qué haces vos? Vas y lo enchufas en el cargador y lo dejas allí por un par de horas para que se recargue. Al igual que ese cargador, los discípulos cuando volvían y se reunían con Jesús para ser recargados nuevamente, eso es lo que los discípulos estaban haciendo aquí.

Vos regresas de un día de estudio o de trabajo y corriendo alrededor de las cosas y estás cansado y tal vez tuviste un mal día, o has tenido una pelea con tu jefe o alguien y necesitas recargarte. La vida es así. Vos necesitas una fuente para volver a recuperar fuerzas y otra vez estar listo.

Y tendrás que hacer eso, tendremos que hacerlo hasta que el día en que morimos. No podemos depender de la unción de hace un año. No podemos depender de los efectos beneficiosos de ese día de ayuno que se llevó a cabo hace un mes. Así como no podemos depender de haber tomado un baño hace una semana o hace dos semanas, si no queremos perder a muchos de nuestros buenos amigos muy rápidamente, tenemos que hacerlo continuamente. Quiero decir, esa es la naturaleza de la vida. La vida es energía que se deteriora, que se gasta, que se consume y necesita ser recargada de nuevo. Esa es una de las leyes de la física, a esto se le llama la ley de la entropía. Todo tiende a desintegrarse e ir hacia un estado de desorden. Lo único que puede evitar eso, que puede invertir ese desorden, esa involución, es el poder de Dios.

Si la gracia no estuviese presente en el universo, el universo se habría desintegrado por completo, de manera irreversible. Lo que mantiene el universo unificado, unido, es la gracia de Dios. Está en algún lugar fuera del tiempo y el espacio, pero está ahí. Y así es con nosotros tenemos que estar: siempre centrado en la persona de Cristo.

Si queremos tener una vida fructífera tenemos que irnos de él y volver a él. Por eso es tan importante ser consciente de ello y siempre usan la palabra de Dios para tomar fuerzas. Usá esos momentos de intimidad con Cristo, usa los tiempos devocionales en tu vida. Ya sabes, los tiempos de ayuno y oración.

Necesita estar hambriento de energía. Necesitas ser como un atleta, que sabe que a menos que cumpla fielmente con la práctica cotidiana de ciertas disciplinas, cuando llegue el momento, no será capaz de llegar al final. Y eso que vos necesitas saber, es lo que vas a tener que hacer por el resto de tu vida, así que si queremos vivir vidas que se muevan con el poder de Dios, que tienen impacto en el mundo, tenemos que volver a ese cargador, a esa fuente que nos da vitalidad, a esa fuente de poder que es Jesucristo.

Dijo que en Juan, capítulo 15:4, Permaneced en mí, y yo en vosotros, para poder dar mucho fruto. No hay nada más básico que eso. Tenemos que entender que son las personas del espíritu, que si no nos quedamos cerca del espíritu, cerca de la fuente de la vida, que es Jesucristo, que es el espíritu de Dios, que es el recurso que Dios ha provisto, nos debilitan y se vuelven disfuncionales.

Sé que en un par de días, si no tengo tiempo con el Señor me convierto en mi verdadero ser, una esperanza llena de neuróticos, de ansiedad y de la fuerza distorsionada. Y tengo que volver atrás y limpiarme a mí mismo como un diabético debe obtener su medicina, o alguien con un problema renal recibiendo diálisis. Tenemos que volver a cargar, para renovarnos.

Y esto es lo que hicieron estos hombres. Volvieron a Jesús y le dijeron todo lo que había hecho y lo que había enseñado. Y eso es tan importante, que se completa con el Señor. En cuanto tenga un momento de intimidad con Dios, vos sabes, informale de todo, lo bueno y lo malo. Quiero decir, Él lo sabe de todos modos, pero él quiere saberlo de vos y no hay tal liberación y pureza como cuando vos acabas de dejar todo, cuando paras por un rato y dejar que el Señor, escuche los pensamientos más profundos, los pecados, el quebranto, los fracasos, las oportunidades perdidas, las omisiones y las comisiones.

Sólo se deleitan aquellos que lo pueden hacer. A mi me gusta decirle todo al Señor. Me encanta dejar que el Señor que ya sabe exactamente lo que ha ocurrido en mi vida, lo escuche de mí. Me gusta hacer eso, aunque a veces no es muy positivo, porque sé que Él lo recibe y Él extiende su gracia y le dice 'está bien. Lo sabía de todos modos, pero gracias por decírmelo". Y él me toca con su gracia y me cura y me limpia, y yo siento que está bien. Puedo volver atrás y tener ese mismo sentido profundo de comunión con él. Es tan liberador hacer eso.

Por eso es bueno que le informe a él como algo natural, todos los días de nuestras vidas. Tomemos ese tiempo para la recarga y hay que estar centrado en la persona de Dios. Vamos a ser un pueblo centrado en la palabra de Dios. Vamos a ser un pueblo con hambre para el espíritu de Dios. Esa es la forma del Cristiano, porque los cristianos deben tener hambre de la unción del Espíritu Santo en sus vidas para que las purifique, para que les de las energías, para que los limpie, para que transforme su perspectiva, que les de una nueva esperanza, que les de un poder magnético para atraer a otros al Reino de Dios y tenemos que tener hambre todo el tiempo. Tenemos que estar siempre próximos al Señor Jesucristo, porque en El hay vida, hay alegría, hay renovación, hay esperanza. Así que vamos a estar siempre cerca del Señor. Que nunca estés demasiado lejos, para que siempre puedas volver a Jesús y reunirte a su alrededor y que le puedas informar todos los acontecimientos de los últimos minutos u horas.

Otra cosa que veo aquí que es muy importante, y que está relacionado con que Jesús dice: «Ven conmigo, después de todo el ajetreo y el bullicio del ministerio," él dice: 'ven y vamos a ir a un lugar de descansar un poco. Vamos a relajarnos un poco”.


Creo que es importante, incluso a medida que tratamos de ser personas espirituales, también tratar de ser un pueblo normal, es decir: ser divertido, aprender a reconocer nuestra humanidad y para tener tiempo para salir a ver una película, no mucho más que eso, y para relajarse, para escuchar una pieza de jazz o una pieza clásica de la música y hacer algo diferente y reconocer el hecho de que soy un ser humano y que Dios me ha llamado para disfrutar de este vida.

Sabes, es bueno tener un buen momento también, y de vivir una vida normal, de gozar de la amistad, para disfrutar de la vida cristiana. La vida cristiana es buena y es divertida. Déjame decirte que debemos ser personas de alegría. Debemos ser personas de descanso. Pero a veces nos han convertido el cristianismo en algo repetitivo como si fuera un grabador repitiendo siempre lo mismo y no puede ser divertido para los demás. Tenemos que recargar. Necesitamos tener momentos de gran esfuerzo y trabajo. Yo sí creo en que la filosofía del trabajo duro y jugar duro. Yo sí creo en darlo todo en lo que estamos haciendo, viviendo una vida de excelencia y compromiso. Trabajo duro. Si eres un estudiante, debes indagar en los libros con entusiasmo y compromiso y asegurarte de hacer las cosas con gran excelencia. Trata de obtener las mejores notas que puedas, pero luego, de vez en cuando tener tiempo para descansar también. Y tomate tiempo para orar y para liberar a solas tus ansiedades y dejar que el Señor te sane. Estar cerca al Señor.

Tenemos que pedirle al Señor que nos dé descanso. Vos sabés, le pido al Señor, por que aumentan más que nunca en mi vida, las cargas de un ministerio, y la gravedad de los desafíos y las demandas de incremento en mi vida como miembro de una congregación y como hermano y como persona en la comunidad y todos las cosas que están sucediendo en mi vida ministerial, y me doy cuenta de lo importante que es tomar el tiempo justo para encontrar el reposo en el Señor.

Dios ha estado hablando acerca del descanso y Él me habló antes, de Isaías, capítulo 30, versículo 15, donde dice ... no lo tomen a mal pero quiero expresarlo con mis palabras y siempre se me olvidan las palabras exactas, pero creo que se ha convertido como un verso, un tema de mi vida estos días, y trato de practicar activamente, aunque suena como una paradoja. Pero dice aquí "en el arrepentimiento y la calma está su salvación, en la tranquilidad y la confianza está su fuerza".

Ya sabes, ese reposo, esa quietud, esa confianza, es donde se encuentra nuestra salvación y nuestra fortaleza, hay algo eminentemente poderoso y espiritual, casi muy sólido sobre este tipo de descanso. No es algo pasivo. Vos realmente podes entrar en ella por un reconocimiento y esto es importante, y que el Señor te llama a eso.

Cuando usted aprende a descansar en el Señor y deja a un lado su propio esfuerzo, su propia fuerza, su propio talento, su propia astucia, cuando dejas de pensar que vas a pasar por la vida haciendo las cosas como vos queres, y vos decís: "Padre, me doy cuenta de que todo eso es insignificante, que no me puede llevar con éxito por la vida. Yo voy a descansar solo en ti y yo voy a usar ese descanso para robustecerme como una piedra Y elijo para descansar en Ti y creer que tus planes para mi vida son buenos, que tu presencia en mi vida es continua, que tu poder en mi vida es irresistible. Ese mismo poder que habitó en Jesucristo cuando Él resucitó de los muertos, es ahora el mío, como dice el Apóstol en Efesios. Y yo creo, Señor, que todo lo que necesito hacer, es encontrar la manera de convertirme en un canal de tu poder en cualquier área de mi vida que esté tratando de hacer frente, ya sea lo que sea mis estudios, en mi vida profesional, en mi futuro, es una transición particular que estoy haciendo en mi vida, en mi matrimonio, en mi relación con mis hijos o en mis relaciones sociales, o una neurosis particular, o cuando estoy frente a una herida del pasado o una deficiencia en mi carácter, lo que sea, a medida que aprendemos a descansar en el Señor y que dependemos de él y dejamos a un lado, la mera lucha física humana, y descansamos en el Señor, su poder se puede canalizarse de modo mucho más eficaz a través de nuestras vidas.

He aprendido en estos días que no puedo hacer mucho más cuando me canso y no vuelvo al Señor. Cuando acabo de decir: "Padre, gracias, porque Tú ya me has bendecido. No hace falta que te pida que me bendigas, Señor, por que ya me has habilitado con todo tipo de riquezas en los lugares celestiales. "Todos los tesoros del cielo son míos y todo lo que necesito hacer es restablecer un canal para que puedas fluir a través de mí.

Dios quiere que lo bendigas. El propósito de Dios en tu vida es para siempre. Vos podes encontrar descanso en él, ¿por qué no nos tomamos un momento, incluso ahora, incluso ahora para reclamar el descanso.

Padre, en nombre de Jesús pedimos que nos lleves a un lugar tranquilo para que podamos recargarnos, para que podamos descansar en ti, Señor. Te pido para mí y para mi congregación en este momento, para cada uno de nosotros que está aquí hoy. Señor, si hay ansiedad en nuestras vidas, hay miedo en nuestras vidas, si el esfuerzo nos desgasta y agota. Padre, si tenemos los temores sobre el futuro, si el futuro se presenta incierto, Señor, ahora decimos que tu bendición esta en nuestras vidas. Te damos gracias por que tu bondad nos llevará hasta el otro lado. Te damos gracias porque tú nos has bendecido ya con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales. Y Señor, gracias por este paseo de la alegría que llamamos vida. Abrazamos esta aventura, Padre. Perdónanos por tener miedo a veces. Perdóname por dudar, como los discípulos en la barca mientras la tormenta duró alrededor de ellos. Dudaban el hecho de que Tú estabas allí, que ese barco no podía hundirse. Y Padre, a veces dudamos de nuestras vidas, pero hoy reclamamos su descanso. Gracias, en nombre de Jesús. Amén.

¿No se siente bien? Amén. ¿Por qué no darle al Señor un gran AMEN. Vamos. Sólo destacar que es en su espíritu. Ese reposo del Señor es tan importante. Tenemos que practicarlo. Tenemos que reclamar. Hablé con otras congregaciones, acerca de estos dos elementos que Dios ha estado poniendo en mi corazón para transmitir al pueblo de Dios, la alegría y la unción.

Me gustaría reclamar las dos cosas aquí, el vino del Señor y el aceite del Señor. En estos días cuando estoy en una situación de gran estrés y las cosas parecen que van a romperse en mil pedazos, y que yo voy a hacer el ridículo, digo, 'la alegría y la unción "

Padre, quiero ser tu alegría y quiero estar en tu unción. Porque si tengo las dos cosas, entonces estoy lleno, estoy listo para lo que venga. Hay tal poder en eso. Hay tal poder en la alabanza del Señor y regocijo en el Señor. El regocijo en el Señor es un arma poderosa para muchos y de gran alcance en nuestra vida. Práctica y pedile al Señor que te revele el significado de esa alegría, esa alegría plena y activa del Señor.

Por lo tanto, dice, se fueron solos en la barca. Iban a disfrutar de ese descanso. Iban a tener tiempo para pasar el rato, y hablar y relajarse y recargarse ellos mismos y revitalizar.

Pero, ¿qué pasó? Usted ve, cuando se vive una vida de plenitud en el Señor, cuando esta centrada la vida en Cristo, cuando está en ti mismo y de manera permanente la posibilidad de la carga y la obtención de energía nuevas del Señor y de la palabra de Dios, usted se convierte en un enorme atractivo para los demás. Usted se convierte en un ser magnético. Usted se convierte en un ser tan dinámico e influyente y tan atractivo como el Señor Jesucristo para nosotros, porque usted se convierte en una extensión de él.

Así que, los amigos empiezan a llegar a ti y que te piden una palabra de consejo. Y ellos quieren que vos ores por ellos, y otros quieren estar a tu alrededor porque hay algo bueno en ti. Ellos no saben lo que es pero hay algo ... ya sabes, la muerte siempre gravita hacia la vida. La naturaleza aborrece el vacío y por lo que cuando las personas están vacías y deficiente, van a ir, como los electrones en los viejos modelos de la física y la química en busca de una órbita que puede mantener una especie de quietud, y ése eres tú. Y así que tratan de complementar sus deficiencias viniendo a ti. No se sabe por qué, pero tú eres magnético. Sólo responden a una ley espiritual que ha quedado inscrita en sus espíritus. Así que no tendrás tiempo para ministrar a la gente, porque van a estar alrededor de ti, por eso tenemos que hacernos magnético.

Es simplemente un síntoma que fluye sobrenatural, y es el poder magnético que en el Señor había. Cuando tienes eso, entonces la gente viene, fluyen, las cosas suceden. Como suelen decir, hay algo de dinámica interna que se lleva a cabo por que la vida apenas comienza, y es la vida en el espíritu.

Y para la gente que se acercó y que supieron que iba a ir a este lugar de vacaciones y se fueron allí, caminaron, corrieron todo tipo de lugares y cuando los chicos llegaron allí, se pusieron a pensar "justo ahora estábamos por descansar ", y hay un montón de gente sonriente: 'te dicen: hola'. Querían ser ministrados también. Querían ser bendecidos por el Señor.

Como vos te haces atractivo por estar en la presencia del Señor, su sabiduría y su gracia, su poder, su alegría, su fecundidad, su autoridad se transmite a vos y vos tendrás todas las cosas que estás buscando. Ahora, ¿qué sucede? Ya sabes, si hubiera sido yo habría actuado de manera muy diferente. Me habría llevado un disgusto en este pueblo que mi tiempo de descanso se corte. Quiero decir, quiero esto, yo trabajo duro para tener mis vacaciones y cuando llegan esto se descompone, y yo voy a tener, no importa qué, y aquí están estas personas que vienen a robar mí tiempo de descanso. Tal vez así sería mi reacción.

Ahora, ¿qué hizo Jesús? Él tuvo compasión de ellos. Seguramente El les sonrió y lo sabes, probablemente, bajó la cabeza hacia abajo, había un momento en ese país de una crisis interna, y luego dijo: 'bueno, después de todo esto es lo que yo soy, yo soy un servidor, me han llamado para ministrar. Esta gente está cansada, que necesitan de mi ministerio, que necesitan mi palabra, que necesitan mi compasión. "Y por lo que tuvo compasión, Él reaccionó con compasión, con amor hacia ellos y él les servía.

Es muy importante, mis hermanos y mis hermanas, que seamos gente de compasión, que cultivemos la compasión, que cultivemos el amor y la gracia. Si vos deseas tener una vida de gran alcance, si queres ser emocionalmente sanos, olvídate de ti mismo. Deja de mirarte tu ombligo y mirá a tu alrededor. Deja de estar tan preocupado por lo que la gente te hizo y las heridas que fueron perpetradas en contra tuyo. Dejá de saborear las heridas del pasado y tu condición de víctima que llevas alrededor de tu cuello como una medalla grande que vos ganaste en algún lugar de una lucha de algún tipo. Y olvidarte por un momento de esas cosas y ministrar a otros, amar a otros, ser amable con los demás, ser generosos con los demás, regalar, vender, a ti mismo y a las cosas que vos tenes el derecho de guardar. Muero, empezar a dejar de ser yo y que muera el ego y que el sacrificio este orientado a los demás, y dar generosamente, generosamente perdonar, olvidar generosamente, generosamente cancelar las deudas, si han sido materiales o de otro tipo, pagar por los delitos, las omisiones. Vivir una vida que rezuma gracia y generosidad hacia los demás.

He descubierto que ese es el elemento más poderoso hacia la alegría, la salud emocional y la abundancia material y cualquier otro tipo. Es la paradoja esencial del Reino. Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, ¿qué podemos hacer?
El Reino de Dios está siempre sobre la base de paradojas y uno de los más hermosos de todos, y que se encuentra en las Escrituras desde Génesis hasta Apocalipsis. EL DAR A OTRAS PERSONAS. Cuando vos te olvides de tus necesidades y de vos mismo estarás inmerso en la Paradoja. He encontrado muchas veces que cuando estoy con menor capacidad en mi carne y en mi ser para dar a otros, y simplemente por un reconocimiento heroico de que esto es lo que Dios quiere que yo haga, yo soy capaz de ir más allá de mi necesidad y el rendimiento y dar a los demás en el nombre del Señor. Ya sabes, esos son los momentos de mayor eficacia en mi vida y entonces después me siento bendecido, estoy rejuvenecido, estoy re-energizado.

Y he aprendido que en esos momentos siempre estoy bendecido. Quiero animarte a que vos lo hagas en tu vida. A que seas generoso con los demás. A que seas compasivo. A que seas capaz de pasar por alto las imperfecciones de los demás y olvidarte de cuando la gente en su paso se olvida de los demás y solo ser solo un dador. Sólo distribuir la gracia de Dios a la izquierda y derecha, y serás bendecido. Vos serás capaz de alegrarte y tener el gozo del espíritu en tu vida.

Vos sabes que hay tantas cosas maravillosas en este pasaje. Yo voy a dejarlo aquí, pero quiero que nos desafiemos hoy a vivir una vida que se centra en Jesús, porque esa es la única forma en que podemos practicar el amor de Dios, el amor ágape, que el amor heroico que Corintios 13 habla de que esa es la única manera de que podamos dar frutos a pesar de nuestras limitaciones. Para hacer que la vida cristiana no sea una fuente de la exigencia, ansiedad, culpa, sino que sea para disfrutar de la vida del creyente, de practicar una buena higiene, emocional y tiempo para practicar la alegría y la relajación, practicar las enseñanzas del Señor como un arma para el éxito y fecundidad, a depender de Él, a confiar en sus promesas, confiar en su fidelidad, a confiar en su amor para vos, en su compromiso con vos y, a continuación, y por último, para transmitir la gracia a los demás. Para pedirle al Señor que nos haga personas de compasión, llenas de la gracia, del amor, de generosidad, como lo haras vos seguramente, y que comenzarás a vivir esa vida plena que vemos tan claramente expresado aquí en este pasaje.

Tomemos un momento para, simplemente, relajarnos en el espíritu en este momento y después sólo dejar que cantan palabra en nuestros espíritus. Vamos. Pon tu espíritu en un momento de relajación, para simplemente dar energía a tu espíritu ahora. Recibir lo que la palabra te ha dado.

Diga: "Padre, he recibido tu palabra. Puedo recibir tu enseñanza. Vamos, sólo lo practiquemos. No me gustaría saber que en este momento haya gente que solo lea y no se de cuenta lo que esta pasando en este momento. Quiero animarles a interactuar con la palabra, incluso para aquellos que están leyendo por primera vez, o tal vez en estos días ha sido la primera vez que has entrado o que vas a entrar a una Iglesia. Sólo interactuar con él.

Simplemente diga: "Padre, he recibido tu palabra. Puedo recibir tu enseñanza. Quiero estar centrado en Jesucristo. Deseo recibir a el Señor Jesús en mi vida y quiero hacer de Él la fuente de mi energía y deseo encontrar la capacidad para descansar en el Señor, a confiar en Él y para utilizar ese resto como un arma poderosa que lanzan contra la ansiedad, en contra de alguna creencia, en contra de la falta de voluntad y de esfuerzo y Padre, quiero asegurarte que me convertiré en un transmisor de tu gracia, de tu amor, y que me olvido de mí mismo, y que vivo una vida de gozo dando de mí mismo para los demás. Nosotros recibimos esa palabra Señor, le damos la bienvenida a nuestra vida al Espíritu de Dios. Y doy gracias, Padre, gracias Jesús, gracias Señor, Gracias, Padre.

Lo que hemos leído, es un mensaje que hace a la acción y también hemos leído las verdades de Dios y Dios ha hablado una palabra para nosotros en este día, por lo que vamos a responder con gratitud. Y no dejaremos de leer, hasta que meditemos en él y que no hay nadie como nuestro Dios y Él es increíble y es Él superior a todo lo que tenemos.

Hay poder cuando vos traes a la vida lo que te está presionando, no sé de que manera, puede tomar algún tiempo, puedo hablarlo, ya sea escribir en un pedazo de papel, o se puede decir eso en voz alta, y decir que estoy libre de esta cosa”. Podría ser tiempo en el trabajo, o podría ser el tiempo en el hogar, o podría ser el coche que te está volviendo loco, o podría ser tu hijo, o un pariente, o lo que fuera. Toma tu tiempo y resuélvelo. Tu Tienes el Poder. El Señor esta en ti. Inténtalo. Dios te bendice.

Leer Más...

 
© 2009 | Sermones | Por Templates para Você